Hijos huérfanos de padres vivos

|

.




A todos nos preocupa el rumbo que está tomando la sociedad y la familia a todos los niveles. La pregunta es ¿que estamos haciendo para que esto cambie su curso? Parece no damos cuenta el papel que desempeñamos desde el rol de padre, hermano, tío, vecino o simplemente habitante en el mismo lugar. En primer orden en el papel de padre que se ha hecho para conducir el hijo por el camino correcto. Cuantas veces nos hemos sentado a conversar con nuestros hijos sobre sus dificultades, preocupaciones, sufrimientos, sus principales necesidades: afectivas, actividades favoritas deportivas, culturales, su desempeño escolar y sobre todo el tiempo que debemos sacar para apoyar sus actividades de diversión.



Parece que el tiempo ha desligado bastante los padres de sus hijos, se ha perdido la confianza y el respeto. Hay momentos especiales en donde el hijo requiere del apoyo de los padres, el hijo lleva uniformes, que en cierto modo y en cierta medida corresponde a los padres dotar del uniforme a sus hijos. Está bien los ajuares deportivos llegan a su casa y ningún padre se presenta a saber de donde salieron nia observar el juego donde participa su hijo para apoyar al patrocinador que hace posible el desarrollo deportivo en ese lugar y darle gracias y fuerzas para alcanzar el éxito en esta actividad.





El tiempo de las redes sociales y la virtualidad está arropando la vida, no hay tiempo para nada ni nadie. Cada cual está encerrado en sus propias cosas convirtiéndose el ser humano en una máquina sin sentimiento y sin amor. Es preciso ahora retomar las responsabilidades y pensar que los hijos no son nuestros son de la naturaleza.Al asumir el compromiso social de traerlo al mundo nos corresponde la responsabilidad de formarlo y entregar un hombre sano a la sociedad, para que pueda actuar en su transformación.



Este compromiso no es con los hijos es con la sociedad entera. Cuantos jóvenes buenos emprendedores se integran a la sociedad multiplican la felicidad 100%. Trabajemos para ser felices, construyamos una sociedad diferente. La generación en plena producción en población como en la economía y en todos los órdenes es muy joven, no debe dejar que la familia se vaya de sus manos, los tiempos aparentan difíciles pero está en nuestras manos. Está de nosotros dejarnos dominar por nuestros hijos o jugar el papel de padres responsables. No señor si usted deja que sus hijos tomen un mal camino es un irresponsable como padre. Se seguirá diciendo que los jóvenes de ahora son huérfanos de padres vivos.


Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.