La UASD se viste de caras nuevas.

|



Este 16, 17 y 18 de Julio toman posesión de sus puestos nuevos líderes de la academia, todos coincidimos en que los cambios son buenos. Bajo este concepto hay una gran esperanza cifradas en todos los actores, en estas personas que durante cuatro años conducirán los destinos de esta alta casa de estudios. Cada individuo que ocupa un cargo tiene una perspectiva personal que lo mueve a motorizar los avances en su área de compromiso. Los electores pueden quedar satisfechos o insatisfechos, lo importante es que las decisiones que se emprendan contribuyan al desarrollo de la sociedad en general.



El pensamiento colectivo ha sido sustituido por las aspiraciones personales de las personas que han dado apoyo y elevado a la curul a esas personas. Una vez asumido el puesto lo que debe normar es el interés colectivo y eso debe ser asumido por todos los líderes si en verdad desean llenarse de gloria. Erróneamente los políticos creen que privilegiando acciones particulares pueden mantener mejor la popularidad, cosa que no es así, el pensamiento colectivo lo puede elevar a más altas esferas. Además es su deber apegarse a los principios que están establecidos asumiendo una postura que abarque el todo con amor a la patria.



Todo aquel que alcanza un puesto ha de estar consciente del compromiso de generar cambios positivos en favor de la institución y el país. Las instituciones muy politizadas pueden tener un poco de limitaciones en ese sentido, pero todo depende de la visión y la responsabilidad con la misión de la institución. Hay que darle un voto de confianza a los nuevos directivos, que a partir del martes asumen el reto de llevar los destinos de la UASD a otros puertos. Se espera que sean iluminados para que puedan hacer la diferencia y sirvan de inspiración a los que vienen detrás de ellos.



La presencia en la rectoría de la Dra. Emma Polanco significa la ruptura de un paradigma y un hecho histórico, primera mujer dominicana que alcanza la categoría de rectora en la universidad más antigua de América. Con su arribo a la alta casa de estudios se abre un espacio de esperanzas a la mujer dominicana. El mismo abarca la profesión, en el puesto electivo, la discriminación hasta la violencia de género, posesionando las mujeres hacia una candidatura presidencial, sin lugar a dudas que la presencia de una mujer en la alta casa de estudios es un paso de avance para la emancipación de la mujer dominicana y la construcción de una nueva UASD.












Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.