Los últimos nómadas de Anatolia.

|




El Matero, turquía.-Los pueblos túrquicos llegaron a Anatolia hace un milenio procedentes de Asia Central, y la población de Turquíasiempre se ha preciado de sus orígenes nómadas. Hace medio siglo, más de mil familias todavía mantenían un estilo de vida itinerante en la estepa anatolia, dedicados principalmente a la ganadería trashumante. Hoy apenas quedan 86.Cuando llega el verano al sur de Turquía, las cabras se vuelven inquietas y la familia Gobut sabe que es hora de empacar sus tiendas y emprender el largo viaje hacia el norte con su rebaño de mil animales. Los Gobuts son una familia de ocho personas, repartidos en tres generaciones. Pasan seis meses al año en la carretera y viven en tiendas de pieles de cabra.


Abandonan la provincia meridional de Mersin a fines de abril de cada año y llegan a 600 kilómetros al norte, en la provincia central de Konya, en julio solo para iniciar el viaje de regreso unos días después.



En el camino, plantan tiendas de campaña cada noche y mientras están junto a una fogata construida dentro de sus tiendas mientras su manada de cabras pasta en la cercanía.


Un miembro de la familia duerme afuera con la manada y cuatro perros pastores para protegerla contra los lobos, a los que la familia llama “monstruos”.


La familia se gana la vida con las cabras. Hacen queso a partir de la leche, usan pelo para hacer carpas y ganan dinero vendiendo alrededor de un tercio de sus cabras durante el trayecto.


Cada cabra tiene un nombre y se trata como parte de la familia. Los más pequeños son transportados en una camioneta pick-up.


Nunca los llamamos ‘animales’, los llamamos ‘compañeros’”, dice Pervin Savran, de la Fundación de Cooperación y Colaboración Sarikecililer, que representa a los Yoruks.


“Todo lo que hacemos es comer, dormir, despertar; depende de nuestros compañeros. Tal es nuestro vínculo”, explica Savran. La comida básica también incluye tomates y “bazlama”, un pan plano hecho con harina recién molida comprada en la carretera.


Los Gobuts tienen teléfonos móviles, pero para las noticias escuchan la radio durante 15 minutos cada noche. A un hijo de ellos, Yunus, se le permite ausentarse de la escuela primaria después de abril para ir a la caminata.


Su cuñada Rukiye dio a luz a su primer hijo en abril y unos días más tarde estaba fuera pastoreando las cabras con el pequeño en sus brazos.


Gulay, la única hija de la familia, estudió marketing de suministros médicos en una universidad en la provincia de Bilecik, en el medio oeste. Se reincorporó a su familia porque no pudo encontrar trabajo, pero dice que echa de menos ese estilo de vida.



Tenía una vida social en la universidad (…) podía ir al hospital cada vez que lo necesitaba –relata-. Pero nada de esto existe en la vida nómada. Estamos solos con la naturaleza”.


Cada vez más familias Yoruks eligen dejar atrás su vida nómada a medida que el agua escasea y los agricultores y aldeanos se vuelven más hostiles. Algunas veces incluso toman a las cabras como rehenes cuando los Yoruks entran a sus tierras.


“Hay días en que tenemos que migrar rápidamente por la noche durante horas mientras las carreteras principales todavía están vacías”, dice Savran.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.