Guaidó denuncia intimidación y anuncia plan económico

|


EL MATERO, VENEZUELA. El autoproclamado presidente interino de Venezuela, el opositor Juan Guaidó, denunció este jueves que cuerpos élite de seguridad se acercaron a su residencia para intimidar a su familia y responsabilizó al gobierno de Nicolás Maduro.


“No me van a amedrentar”, dijo a la prensa el líder opositor de 35 años, con su hija de 20 meses en brazos, a las puertas de su casa en Caracas.


Guaidó aseguró que hombres que se identificaron como miembros de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) fueron a su casa en dos motos y una camioneta sin placas, y preguntaron por su esposa, Fabiana Rosales, y la familia.

“Buscaban información. El objetivo es evidente (...). A esos funcionarios les digo: No crucen la raya roja”, expresó Guaidó, presidente del Parlamento de mayoría opositora.


El opositor había denunciado la presencia del FAES desde la tarima donde presentaba su “Plan País” para enfrenar el colapso económico venezolano, en un auditorio de la principal universidad del país, en Caracas.


Su esposa estaba a su lado, pero en la residencia se encontraba su hija, de cuya “integridad” hizo “responsable” a Maduro. Del auditorio se trasladó a su casa con diplomáticos, otros asistentes al acto, y un nutrido grupo de periodistas.

Estados Unidos, que reconoció a Guaidó como presidente interino, ha advertido que habrá “serias consecuencias” si el gobierno Maduro toma medidas en su contra.


“El mundo está observando y no vamos a tolerar daño a quienes luchan por la libertad”, ratificó el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, al rechazar en Twitter el acto de “intimidación”. El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, condenó “enérgicamente” el hecho.


El ministro del Interior, Néstor Reverol, había dicho temprano que el miércoles fueron abatidos dos hombres que se hacían pasar por efectivos del FAES “para crear falsos positivos”.


“Emergencia humanitaria”

Guaidó, fortalecido al recibir este jueves reconocimiento de la Eurocámara, presentó su plan, que tiene como ejes: atender la emergencia humanitaria (salud, alimentación), “frenar en seco la inflación”, reactivar la industria petrolera y recuperar los deteriorados servicios públicos.


Washington dijo tener listos 20 millones de dólares para entregar en comida y medicamentos, pero Maduro, que atribuye la escasez a sanciones estadounidenses, sostiene que la ayuda humanitaria es la puerta a una intervención militar.

El conflicto político ocurre en pleno colapso, con escasez de alimentos básicos y medicinas y una hiperinflación que el FMI proyecta en 10.000.000% para este año. La crisis disparó la migración: la ONU cifra en 2,3 millones los venezolanos que dejaron el país desde 2015.


El economista y diputado José Guerra, uno de los gestores del plan de Guaidó, precisó que, además de frenar la emisión de dinero y la hiperinflación, se dictará una nueva política cambiaria y se renegociará la deuda externa, estimada en 150.000 millones de dólares.


Otro consejero económico, José Toro Hardy, dijo que Venezuela necesitará en un primer momento 30.000 millones de dólares en financiamiento.


Decidido a asfixiar al gobierno de Maduro, Estados Unidos sancionó a la estatal petrolera PDVSA -fuente de 96% de los ingresos del país- y congeló cuentas y activos venezolanos.


UE sube la presión

El Parlamento Europeo reconoció a Guaidó como presidente interino en una resolución aprobada con 439 votos a favor, 104 en contra y 88 abstenciones, metiendo presión a la Unión Europea (UE) para que haga lo mismo.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, anunció la creación de un Grupo de Contacto de países europeos y latinoamericanos de “90 días” de duración para buscar salidas a la crisis.


Presionada por España, Alemania y Francia, la Unión Europea lanzó un ultimátum a Maduro para que acepte unos comicios “libres” o, de lo contrario, reconocerá a Guaidó.


Guaidó llamó a una marcha el sábado en respaldo al plazo europeo, que vencería el domingo.


El gobierno también convocó a sus seguidores a manifestarse para festejar los 20 años de la “revolución bolivariana” liderada por el fallecido Hugo Chávez (1999-2013).

Guaidó se autojuramentó luego de que el Congreso declarara a Maduro “usurpador” tras asumir un segundo mandato que considera ilegítimo, al igual que gran parte de la comunidad internacional, por ser resultado de comicios “fraudulentos”.


FFAA, “crucial” para un “cambio”

El miércoles, en manifestaciones en todo el país, Guaidó y sus seguidores urgieron a los militares a permitir que llegue ayuda humanitaria y a desconocer a Maduro, quien a su vez los llamó a mantenerse unidos y leales.


Aunque aclara que no cubrirá crímenes de lesa humanidad, Guaidó ofrece amnistía a militares que desconozcan a Maduro, considerando “crucial” romper su principal sostén: la Fuerza Armada.


El gobierno de Donald Trump admitió que no descarta una acción armada en Venezuela y llamó a los uniformados a apoyar la transición.


“Deseo a Nicolás Maduro y sus colaboradores una larga y tranquila jubilación (...) en una bonita playa en algún lugar lejos de Venezuela”, tuiteó este jueves John Bolton, asesor de seguridad nacional de Trump, insistiendo en la oferta de amnistía.


Con cada llamado a marchas resurge el temor a la violencia. Disturbios desde el 21 de enero dejaron unos 40 muertos y más de 850 detenidos, según la ONU. Oleadas de protestas en 2014 y 2017 se saldaron con unos 200 muertos.


La tensión alcanza a la prensa: dos franceses fueron detenidos y luego deportados por, según el gobierno, ejercer la profesión sin permiso, mientras que tres periodistas de la agencia española EFE (dos colombianos y un español) fueron liberados y podrán permanecer en el país.

Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.