La Ley General de Educación 66-97

|


DIARIO EL MATERO. La República Dominicana cuenta con una ley general de educación 66-97 promulgada el 9 de

abril de 1997 tiene más de 20 años de existencia, por lo que se hace necesario que las

autoridades educativas del más alto nivel den los pasos necesarios para que el Consejo

Nacional de Educación (CONE) convoque a los organismos que deben participar en la

preparación de un documento actualizado para ser sometido a la consideración del Congreso

Nacional para su modificación.


Puesto que debe ser adaptada a las nuevas exigencias del

entorno tanto nacional como internacional, así como la incorporación de algunas ordenanzas y

decretos emitidos a lo largo de esos 20 años de existencia tanto por el Poder Ejecutivo como

por el Ministerio de Educación, fruto de la nueva modalidad de la jornada escolar extendida y

algunos pactos internacionales como el nuevo Plan Decenal 2008-2018, entre otros.


Además de los aspectos antes mencionados, esta ley contiene otros elementos que pueden ser

modificados para adaptarlos a la realidad de estos tiempos, los cuales serán incorporados al

nuevo documento con la finalidad de mejorar la calidad de la educación en la Republica

dominicana.


Es competencia del estado dominicano promover la calidad de la educación siendo este el

marco de referencia del sistema educativo dominicano, que tiene como función garantizar la

eficiencia y la eficacia global del mismo y comprende la evaluación de los procesos, del

producto, y de los servicios que intervienen en la actividad educativa para satisfacer las

necesidades de la sociedad.


El rendimiento de los aprendizajes alcanzados por los estudiantes; así como el grado de

coherencia, las estrategias para alcanzarlos y los resultados Constituyen parámetros

determinantes de la calidad de la educación.


Para la comunidad educativa no sería difícil llegar a un acuerdo para la modificación de la ley

puesto que esta misma dice en unos de sus artículos que será siempre flexible y abierta a los

cambios del entorno, al análisis crítico de sus resultados y a introducir innovaciones.


Los cambios deben ser producto de las necesidades, de la reflexión, de las investigaciones y

del aprovechamiento de experiencias anteriores. Las innovaciones nacionales tomarán en

cuenta el desarrollo de la educación a nivel internacional y el currículo será flexible, abierto y

participativo. La flexibilidad del currículo permitirá respetar las especificidades de los

diferentes niveles, ciclos y grados, las características de los educandos y las capacidades de los

maestros, así como las características y necesidades de las diferentes regiones y comunidades

del país.


Duval del Rosario/ Generosa Aquino/ Leuris Baez

Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.