​El hombre y su ambición.

|


El hombre está al aceche de lo existente en su entorno, lo transforma en artículos de producción de capitales. Sin tomar en cuenta las consecuencias de esos actos. Los desafíos del hombre con la naturaleza, conducen el hemisferio hacia caminos de desastres y destrucciones.


El mundo se inclina hacia camino de destinos desconocidos, debido al uso indiscriminados de los recursos naturales, gracias a su ambición. El hombre en sí mismo es una isla, sin conexión.


Cada día crece el individualismo, la comunicación no existe ni en las familias. Las decisiones y los problemas colectivos no encuentran una salida.


No se puede olvidar que por ser humanos estamos obligados a reconocer que en el fondo no somos distintos. Unos son de un color, otros tienen religiones diferentes, hay ricos y pobres, eso no elimina la parte común, la existencia en este planeta.


La conquista del poder político, religioso, social, no es más que acumular posiciones y privilegio que dividen de los demás.


En este país existe un contexto político y social tenso, como si el país fuera a colapsar. O mejor dicho los grupos sociales y políticos más numerosos. Este panorama tiene a las personas en una situación de inestabilidad, que puede afectar la economía y otros aspectos del gobierno.


En gran medida se puede afirmar que la situación se debe a la ambición desmedida de los grupos de poder. Este tipo de motivación es ciega y no calcula las consecuencias futuras de haber tomado la institucionalidad de un país, como un instrumento de satisfacción de apetencias personales.


Son muchos los elementos que pueden entrar en juego al asumir la arriesgada tarea de producir cambios estructurales al confeccionar un traje a la medida. Es mucho recurso que se pone en la mesa. Como un porcentaje de la población creen que le beneficia, son patrocinadores directos del negocio.


En la política como en la guerra se realizan partidas pesadas y hasta crueles. Los funcionarios actuales están claros de cómo han utilizado el poder en perjuicio de otros. Creen que, si respetan el orden establecido en la constitución de la república, saldrán altamente perjudicados. En cierto modo y en cierta medida eso puede ser un error.


De lo que se trata no es de ceder el poder, es un impedimento constitucional, que impone una salida. Respetar eso es lo que lo nos hace grandes a todos.


Estoy convencida que el presidente Danilo Medina no es partidario de una reelección por un tercer periodo consecutivo. Este constituye un activo, que una vez eliminado el adendum que lo inhabilita para siempre, podrá ser mandatario por dos períodos más. De otra forma puede dar pasos al inicio de un gobierno poco confiable.





Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.