Hacer turismo para conocer la otra realidad de las mujeres

|


Unnamed2 e1564560971229


DIARIO EL MATERO,  Madrid - Recorrer paisajes argentinos mientras se conoce  la vida y lucha de Eva Perón, visitar una congregación de monjas expatriadas entre las playas de Madagascar o escuchar los testimonios de mujeres víctimas de ácido en la India son experiencias que pocas veces se viven dentro de un recorrido turístico normal, pero que son fundamentales para comprender la realidad de las mujeres en otros países.

Esa precisamente fue la premisa de la que partió la madrileña Alice Fauveau, cuando decidió crear -hace más diez años- Focus on Women, una agencia de viajes de “turismo positivo femenino”.


“Yo siempre he estado vinculada con todo el tema de género y he sido una viajera empedernida. Estando de cooperante en Perú se me ocurrió montar un producto que fuese dirigido a las mujeres porque en el sector turístico no existía ningún tipo de viaje que pensase en la mujer ni en lo femenino. Todos los viajes eran pensados sobre todo en el hombre, que es el que te transmite cuál es la realidad de los países”, explica en una entrevista a Efeminista.


Visibilidad y empoderamiento femenino.


Fauveau menciona que uno de los objetivos más importantes de Focus on Women es dar visibilidad a las mujeres locales y a todo lo que han tenido que vivir a lo largo de la historia.


“Lo que se hace es conocer la realidad de una serie de mujeres, ya sean artistas, escritoras, empresarias, deportistas, con las que tenemos encuentros y determinadas experiencias. Son ellas quienes nos cuentan lo que es ser mujer en su país y en la profesión que tienen, porque eso también es importante”, relata la también economista.


Además de ello, asegura, lo fundamental es que este proyecto les permite a muchas de esas mujeres tener autonomía económica frente a sus parejas y las empodera.


“Nosotras impulsamos a esas mujeres que no tienen la posibilidad de acompañar a grupos porque está mal visto, o por lo que sea. Impulsamos a que se formen a más mujeres en las universidades para que trabajen en el sector turístico. Les damos la oportunidad de que vivan de ello”, señala.


Experiencia para hombres y mujeres.


Aunque la mayoría de personas que hacen este tipo de viajes son mujeres, los recorridos también están disponibles para hombres.


“A mi no me gusta decir que es una agencia para mujeres, porque los hombres pueden viajar con nosotras también. Siempre y cuando quieran conocer esa versión femenina del destino. Nosotras ponemos el foco no en quién viaja sino en quién recibe”, destaca Fauveau.


Las comunidades y sitios que se visitan fueron escogidas precisamente por el valor que le añade la perspectiva de género.

“Las mujeres en la historia tanto antigua como contemporánea no han sido prácticamente mencionadas, no existen. Entonces hay que poner en valor todas esas cosas tan increíbles que han hecho. Y eso es lo que nosotras hacemos”, afirma.


Emprender como mujer


Alice es parte del “censo de jefas” que se enmarca en el programa ‘Yo, jefa’, una iniciativa de la agencia de comunicación Trescom que busca dar visibilidad a las mujeres más destacadas del ecosistema emprendedor de los últimos 10 años.

Para ella, su emprendimiento ha sido muy enriquecedor, pese a todas los obstáculos que ha tenido que sobrepasar. Algunos propios del tipo de negocio, otros por el hecho de ser mujer.


“Ha sido una experiencia maravillosa, pero muy dura al mismo tiempo porque  yo decidí emprender justo cuando empezó la crisis (…) La primera discriminación que viví es que me pidieron que llevase el sueldo de mi marido para tener el aval que tengo que tener para ser agencia de viajes. Eso a un hombre no se lo habrían pedido”, sostiene

La empresaria asegura que el techo de cristal también existe en el ámbito del emprendimiento, especialmente con la llegada de la maternidad y la necesidad de una mejor conciliación.


“Desafortundamente es una realidad. Ahora ha mejorado un poco las facilidades que puedes tener para montar una empresa siendo mujer, pero cuando la monté yo, no había una ayuda absolutamente a nada de nada. Yo pude hacerlo porque tengo a mi lado un marido que apoyó el proyecto desde el día uno y que concilia y gracias a eso puedo gestionar este negocio, sino sería imposible”.


Alice asegura que tener un negocio propio es una experiencia de vida y aconseja a las mujeres que solo monten un proyecto si les gusta lo que van a realizar. “Si deciden emprender que lo hagan y que si sale mal no pasa nada, porque habrán aprendido un montón de cosas increíbles. Que no emprendan por obligación“.

Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.