La sub-16 vence a Serbia en la prórroga y se mete en semifinales del Europeo

|


Imagen (2)


DIARIO EL MATERO, La selección española de baloncesto se clasificó para disputar las semifinales del Europeo sub-16 masculino, en partido disputado en el Palasport Primo Carnera de Udine (Italia), tras imponerse en la prórroga a Serbia, por 72-71, en un choque de una gran intensidad y emoción.


Fue como un thriller el encuentro jugado por españoles y serbios, tan pronto pareció que uno jugaría la semifinal como que era el otro, y todo ello se decidió en una primera prórroga como pudo haber sido en una segunda. Y es que a falta de dos segundos, con empate (71-71), una técnica contra el equipo serbio, por invadir la línea de fuera, cuando debía sacar el equipo español, dio el triunfo a España.


Juan Núñez, que también convirtió dos que dieron la posibilidad de la prórroga, anotó el tiro libre de la técnica para dar el pase a la selección española a una semifinal, en la que todavía debe esperar rival, entre Rusia y Turquía. Pero eso será ya el próximo viernes, ahora toca descansar tras dos durísimos partidos ante Alemania, en octavos, y Servia, con prórroga incluida.

Respeto y nervios

Hubo mucho respeto y temor desde el inicio del partido. Las dos selecciones salieron muy mentalizadas de lo que se jugaban pero también tensas por el valor de la victoria. Fruto de ello fue la gran igualdad que hubo de inicio, al final del primer cuarto (18-17), tónica que cambio en el segundo, donde se vio una España más serena.

Eso permitió un primer despegue, 25-18 a 6.30 para el descanso, pero la superioridad en el rebote de los balcánicos les permitió recuperar la desventaja (26-25), a cuatro. Pero, los de Daniel Miret no dejaron de intentarlo. Su presión en campo contrario hizo daño a Serbia, que sumó muchas pérdidas de balón.


Eso se tradujo en una ventaja para España al descanso de ocho puntos (35-27), la máxima hasta entonces. Y es que Serbia estaba muy lastrada por su dependencia en ataque de Matija Belic y Nikola Radovanovic, que sumaron 20 de los 27 puntos de su equipo a mitad de partido.


Una ventaja que pronto desperdició España. Los cinco primeros minutos sin anotar tras la vuelta a la cancha, no significaron una auténtica crisis, ya que Serbia tan sólo convirtió dos puntos en ese tiempo. El triple de Michael Caicedo(38-29) permitió que se retomara la cordura en ataque, pero lo curioso fue que más por parte balcánica que española, acercándose a sólo tres puntos (40-37), a falta de tres minutos para acabar el penúltimo cuarto.

Un triple de Nikola Djurisic retomó la igualdad (40-40), a poco más de dos minutos, pero con la sensación de que los serbios mandaban en el partido. Y así fue, cerraron el cuarto,n ya cuatro puntos de ventaja (40-44), tras un parcial en los diez minutos de 5-17. Demasiadas facilidades para la importancia del partido.


Mal inicio

Nada mejoró en el periodo final. Se fallaron tiros a priori fáciles, tampoco la defensa permitió salir en velocidad, mientras que los serbios siguieron a lo suyo, con las ideas más claras y el marcador a favor. Las diferencias en contra se estabilizaron entorno a los cinco-siete puntos, con un Belic imparable en ataque(28 puntos), bien acompañado por Filip Brankovic y Radovanovic en los rebotes, donde el alero también sumó catorce.


España entró con siete abajo (48-55) a los últimos cuatro minutos. Y ahí apretó, con el acierto de Juan Núñez e Iñaki Ordoñez, a lo que se sumó la primera técnica para Serbia, y a pesar de los lanzamientos de tres fallados por Ordoñez, Toni Nasplet y Rubén Domínguez -3 de 26 en el total del partido-, la selección española dispuso de una última posesión a falta de 14 segundos, con sólo dos abajo.


La jugada acabó en personal de Brankovic a Núñez, que el base no desperdició (57-57) para llevar el partido a la prórroga, tras errar Djurisic el triple lejano a falta de dos segundos.


La prórroga fue un duelo de nervios, donde el equipo más sereno, España, se hizo con el pase a semifinales. Y es que cada canasta fue un tesoro, y los de Miret estuvieron ahí más acertados, a pesar de la pesadilla que fue Belic, quien se empezó a jugar todo lo de su equipo. La aparición de Domínguez en el tiempo extra, permitió encarar el último minuto del encuentro con cinco arriba (70-65).


Un dos más uno de Radovanovic volvió a acercar a los serbios, que gracias al triple a falta de dos segundos de Stefan Stefanovic pareció que abocaba a una segunda prórroga. Luego llegó la técnica, y la sangre fría de Núñez desde la personal. El base fue el mejor, cogió siempre la responsabilidad del equipo, y acabó con 19 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias y 18 de valoración.


 Tras el pitido final los jugadores serbios se fueron a por el árbitro que pitó dicha personal, muy disconformes con la decisión.

practicodeporte@efe.com

Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.