​La América Latina callada del siglo XXI.

|


Americalatina tanacara



DIARIO EL MATERO.-En épocas pasadas se veía el poder imperial de la potencia Estado unidense con rechazo; en América Latina; por ser considerados como l0s culpables de muchos males en la región. La historia de nuestros pueblos está repleta de injerencias extranjeras. La presunción de ser libres se ve opada por la política imperial y su potencial dominio. No somos aliados estamos subyugados por ellos. Dado el caso de un país realice algo contrario a mantenerse sumiso, entonces usa todo su poder para hacer entender su dominio.


Cuando un país es enemigo, entonces si es grande el asunto, el poder, las armas y los recursos son utilizados para destruirlo. Conociendo la naturaleza de este enemigo, hay quienes piensan, ideas descabelladas, como el caso del virus letal presente en China, denominado COVI-19 puede ser parte de una guerra fría de Estados Unidos  contra la futura superpotencia China. Es muy bien conocido que lo ha hecho en otros lugares del Oriente Medio.


El jueguito con China puede costar muy caro al mundo. No sería conveniente ni hoy ni nunca un enfrentamiento directo de esas dos murallas. En pleno siglo XXI, no se justifica el dominio imperial, los pueblos merecen la libertad y de no permitir la paz en el mundo nos acercamos a su destrucción.


Hay mucho por donde cortar China mantiene relaciones comerciales en Latinoamérica, ha venido sin interés de dominio, solo ha introducido sus productos y vendido el conocimiento. Cosa que le ha hecho ganar terreno y ser un rival importante en el tiempo.  No creo que China tenga ningún interés de dominio imperial; ese no es su norte;  no sería justo, otra potencia detrás de los países latinos. América Latina debe trillar su destino de desarrollo e independencia.


Lo normal es que el mundo se rija por relaciones comerciales bilaterales y la paz sea su mejor bandera, conjuntamente con la imagen de un sistema democrático y justo para todos.


Finalmente América Latina en los últimos tiempos ha avanzado mucho, aun en manos de gobiernos deshonesto. No ha sido posible ganarle la guerra a la corrupción. Entregarse por sus países no ha sido más efectivo por manejarse sin institucionalidad. Dando paso a todo tipo de tráfico de influencias y de hurtos en el Estado. Tal es el caso de Lula, en Brasil, su gran fama  se desploma y termina en la cárcel. Albergaba en el mundo la esperanza de que Brasil fuese la primera potencia en América Latina. Igual ocurre en Bolivia con Evo Morales, un modelo de progreso, termina su lucha, cautivo de sus actos.

Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.