La ciudad china de Wuhan levantará su cuarentena el 8 de abril

|


Wuhan apf kVdG  620x349@abc




DIARIO EL MATERO, Después de dos meses de cierre y cuarentenas que han confinado en sus casas a sus casi 60 millones de habitantes, las autoridades chinas levantarán esta medianoche las restricciones para salir de la provincia de Hubei, epicentro de la epidemia del coronavirus que estalló en enero en su capital, Wuhan. Según informa la agencia estatal de noticias Xinhua, esta ciudad, de once millones de habitantes, seguirá cerrada hasta el 8 de abril.


En el resto de la provincia, las personas que quieran viajar deberán acreditar que están sanos con una aplicación en el móvil que, tras registrar sus movimientos y contactos, les otorga un código QR a modo de semáforo: si aparece rojo deben guardar una cuarentena de dos semanas y, si es verde, pueden moverse libremente. Wuhan, donde se han ido levantando los controles de calles y sus vecinos van recuperando gradualmente su vida, desinfecta los transportes públicos para su próxima reapertura, pero los colegios seguirán cerrados.


Tras el brote del coronavirus, las autoridades chinas cerraron por sorpresa la ciudad el 23 de enero y, durante los días siguientes, el resto de la provincia de Hubei. Gracias a estas medidas draconianas, que no estuvieron exentas de abusos y barbaridades, consiguieron que la epidemia no se extendiera al resto del país. De los más de 81.000 contagiados y 3.270 fallecidos contabilizados en China, 67.800 casos 3.100 víctimas mortales se concentran en Hubei. Y, de esos, su capital, Wuhan, copa la mayoría con más 50.000 infectados y 2.500 defunciones. La diferencia con la segunda ciudad más afectada de la provincia, Xiaogan, es enorme: 3.500 contagiados y 128 fallecidos.


Debido a este cierre, la incidencia de la enfermedad ha sido muy pequeña en megalópolis como Pekín, que sufrió 491 infectados y ocho fallecidos, o Shanghái, con 371 casos y solo tres muertos. Fuera de Hubei, la ciudad más afectada fue Cantón (Guangzhou), con 1.395 contagiados y ocho víctimas mortales.1.400 millones de chinos, encerrados en sus casas

Para detener la epidemia, el país se paró por completo y prácticamente los 1.400 millones de chinos se encerraron en sus casas. 



Para China, el peligro ahora son los casos importados de coronavirus, detectados en los viajeros que llegan al país. La mayoría son chinos que, ante el avance de la pandemia por el planeta, vuelven a casa para ponerse a salvo. En el último recuento, que se refiere a las cifras del lunes, fueron 74, casi el doble de los 39 registrados el día anterior. Con una subida vertiginosa durante el fin de semana, ya son 427. Por ese motivo, todos los viajeros que llegan a China desde el extranjero deben guardar una cuarentena de dos semanas en hoteles designados por el Gobierno, pero que ellos deben pagar. En el aeropuerto de Pekín, que está desviando sus vuelos a otras doce ciudades para canalizar el flujo de pasajeros, estos deben someterse además a la prueba del ácido ribonucleico para comprobar si tienen el coronavirus o no.


Junto a los casos importados, el lunes hubo cuatro contagios locales por primera vez después de cinco días con un solo infectado. Uno de ellos fue en Wuhan. A tenor de las autoridades chinas, en Pekín y Shanghái ya ha habido al menos tres contagios por personas procedentes del extranjero. Con todas estas precauciones, China intenta poner en marcha su economía, que se paró por completo durante la epidemia. Otra muestra más de que la lucha contra el coronavirus no acaba ni siquiera cuando ya parece controlado.


Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.