Escasez de monos: un obstáculo inesperado en la búsqueda de la vacuna

|

91a7604e1a5c66b914d913930a0a5802




DIARIO EL MATERO, NUEVA YORK.- Mark Lewis estaba desesperado por encontrar monos. Millones de vidas humanas estaban en juego en todo el mundo.


Lewis, el director ejecutivo de Bioqual, fue responsable de proporcionar monos de laboratorio a compañías farmacéuticas como Moderna y Johnson & Johnson, que necesitaban los animales para desarrollar sus vacunas contra el Covid-19. Pero a medida que el coronavirus se extendió por los Estados Unidos el año pasado, había pocos monos especialmente criados en cualquier parte del mundo.



C44dc33948b745c47c93327d5863cfdf



Un mono, capturado por investigadores del Instituto Fiocruz estatal de Brasil, mira desde una jaula, en el parque estatal Pedra Branca, cerca de Río de Janeiro


Al no poder proporcionar monos a los científicos, que pueden costar más de 10.000 dólares cada uno, alrededor de una docena de compañías tuvieron que salir buscar desesperadamente animales de investigación en el punto álgido de la pandemia.


Uruguay lanza una vacunación masiva contra el Covid


“Perdimos el trabajo porque no pudimos suministrar a los animales en determinado período de tiempo”, dijo Lewis.

El mundo necesita monos, cuyo ADN se parece mucho al de los humanos, para desarrollar vacunas Covid-19. Pero la escasez mundial, resultante de la demanda inesperada causada por la pandemia, se ha visto agravada por una prohibición reciente de la venta de vida silvestre de China, el principal proveedor de animales de laboratorio.


La última escasez ha reavivado los rumores sobre la creación de una reserva estratégica de monos en Estados Unidos, una reserva de emergencia similar a las que mantiene el gobierno para el petróleo y los cereales.


A medida que nuevas variantes del coronavirus amenazan con hacer obsoleto el lote actual de vacunas, los científicos se apresuran a encontrar nuevas fuentes de monos y Estados Unidos está reevaluando su dependencia de China, un rival con sus propias ambiciones biotecnológicas.


La pandemia dejó en claro cuánto controla China el suministro de bienes que salvan vidas, incluidas máscaras y medicamentos, que Estados Unidos necesita en una crisis.


Científicos estadounidenses han buscado en instalaciones privadas y financiadas por el gobierno en el sudeste asiático, así como en Mauricio, una pequeña nación insular frente al sudeste de África, en busca de poblaciones de sus sujetos de prueba preferidos, macacos rhesus y macacos cynomolgus, también conocidos como macacos de cola larga.


Pero ningún país puede compensar lo que China suministró anteriormente. Antes de la pandemia, China proporcionaba más del 60% de los 33.818 primates, en su mayoría macacos cynomolgus, importados a Estados Unidos en 2019, según estimaciones de analistas basadas en datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.


Estados Unidos tiene hasta 25.000 monos de laboratorio, predominantemente macacos rhesus de cara rosada, en sus siete centros de primates. Alrededor de 600 a 800 de esos animales han sido objeto de investigación sobre el coronavirus desde que comenzó la pandemia.


Los científicos dicen que los monos son las muestras ideales para investigar las vacunas contra el coronavirus antes de probarlas en humanos. Los primates comparten más del 90% de nuestro ADN, y su biología similar significa que pueden analizarse con hisopos nasales y escanear sus pulmones. Los científicos dicen que es casi imposible encontrar un sustituto para probar las vacunas Covid-19, aunque medicamentos como la dexametasona, el esteroide que se usó para tratar al expresidente Donald Trump, se han probado en hámsteres.


La escasez ha llevado a un número creciente de científicos estadounidenses a pedir al gobierno que garantice un suministro constante de animales.


Skip Bohm, director asociado y director médico veterinario del Centro Nacional de Investigación de Primates de Tulane, en las afueras de Nueva Orleans, dijo que la discusión sobre una reserva estratégica de monos comenzó hace unos 10 años entre los directores de los centros nacionales de investigación de primates. Pero nunca se creó una reserva debido a la cantidad de dinero y tiempo necesarios para construir un programa de cría.


“Nuestra idea era una especie de reserva estratégica de petróleo, en el sentido de que hay mucho, mucho combustible en algún lugar que solo se aprovecha en caso de emergencia”, dijo Bohm.


Pero a medida que se descubren nuevas variantes del virus, lo que podría reiniciar la carrera por una vacuna, los científicos dicen que el gobierno debe tomar medidas sobre las reservas de inmediato.


“La reserva estratégica de monos es exactamente lo que necesitábamos para lidiar con el Covid, y simplemente no la teníamos”, dijo Keith Reeves, investigador principal del Centro de Investigación de Virología y Vacunas de la Facultad de Medicina de Harvard.


Pero una reserva estratégica robusta aún podría ser incapaz de satisfacer la creciente demanda de animales de laboratorio, como han aprendido investigadores en China. Incluso con una reserva controlada por el gobierno de unos 45.000 monos, los investigadores en China dicen que también están lidiando con la escasez.


Los investigadores suelen recolectar cientos de especímenes de un solo mono, cuyos tejidos pueden congelarse durante años y estudiarse durante largos períodos. Los científicos dicen que aprovechan al máximo cada animal, pero los monos infectados con Covid-19 no pueden volver a vivir entre otros animales sanos y finalmente deben ser sacrificados.


Estados Unidos mantiene siete centros nacionales de investigación de primates, donde los animales, cuando no están siendo investigados, viven en colonias con acceso al aire libre. Las instalaciones están afiliadas a universidades de investigación y financiadas por los Institutos Nacionales de Salud. Los activistas por el bienestar de los animales han acusado durante mucho tiempo a los centros de abuso, incluida la separación de bebés de sus madres.


Matthew R. Bailey, presidente de la Asociación Nacional de Investigación Biomédica, dijo que se estaba preparando para plantear la escasez de monos con la administración de Biden. Dijo que la decisión de China de detener las exportaciones al comienzo de la pandemia fue “probablemente una medida de emergencia prudente”, pero sugirió que China podría reiniciar las exportaciones dado lo que ahora se sabe sobre cómo se propaga el virus.


El Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que la prohibición no estaba dirigida a especies o países específicos.

Reino Unido: el príncipe Felipe seguirá internado “varios” días más, según el parte oficial


“Una vez que la situación internacional mejore y se cumplan las condiciones para las importaciones y exportaciones”, dijo el ministerio en un comunicado, “China considerará activamente reanudar la aprobación de importaciones y exportaciones y otros trabajos relacionados”.


Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.