La corrupción toca fondo en la República Dominicana.

|


Lucila




A veces ocurren hechos que sorprenden, suceden en momentos inesperados, tal es el caso del fraude contra el pueblo dominicano ocurrido en la lotería nacional, he comentado en otro de mis artículos sobre las garantías del Estado dominicano, acerca de impedir la corrupción gubernamental actual. A pesar de estructurar el departamento de prevención de la corrupción, seleccionar representantes de la justicia independientes del Estado, un buen binomio para dejar una impronta en la corrección de la corrupción gubernamental; no es suficiente.


Lo que resulta es que para desmontar la cultura de la corrupción en la República Dominicana, la cual, existe desde la acumulación originaria, es necesaria una revolución y la misma se logra derramando sangre o sacrificando ambiciones. El logro pacífico requiere sensibilizar la sociedad.


Según los líderes recién designados del Partido revolucionario Moderno (PRM); los sueldos con lo que están realizando sus labores son superados en más de un 50% con respeto al que ocupó ese mismo puesto en el gobierno anterior, esta es una acción, con una actitud de sacrificio en un momento que debe jugársela para enfrentar unos de los peores momentos vividos por la humanidad en el siglo XXI, la pandemia COVID-19 esa razón hace que sus colaboradores entiendan pero no se conforman.


Algunas personas van al Estado a servirse del mismo, la sociedad espera un servidor. Cuando esas personas que van con un objetivo claro de enriquecerse ilícitamente buscan la forma de maquinar la salida de los recursos de forma natural, tal es el caso de la Lotería nacional, fue fríamente calculado en equipo. Qué vergüenza, descaro, no se dude que esa mafia viene orquestada desde hace mucho.


La corrupción está tocando fondo en este país. Las operaciones judiciales de distintos tipos son un ejemplo vivo para la sociedad dominicana, que entienda como la corrupción se le lleva la vida y las esperanzas de vivir en un país desarrollado a nuestra juventud. Nos corresponde construir un legado, una identidad que tenga como norte la transparencia y confianza en nuestras instituciones; no importa el gobierno.


En esta semana han sido privadas de su libertad y expuesta a la justicia en la operación denominada 13, diez personas, luego de agotar el proceso de investigación movido por la procuraduría general de la república; es el primer caso de corrupción en el actual gobierno, muy buen modelo para que las instituciones tomen escarmiento y se cuiden de pasar por la misma situación.


La actitud del Sr. Dicent, dice mucho de los que ejercen la política en el país y la degradación de los partidos, como le ponen argumentos a la falta de credibilidad en esas organizaciones políticas; haciendo lo contrario a lo que el pueblo votante espera de ellos y desafiando su propio gobierno, que en estos momentos está dando muestra de que quiere transparentar las funciones públicas, para lograrlo necesita de sus colaboradores más cercanos.


Cuantos buenos dirigentes políticos nunca han sido beneficiados con un decreto presidencial. En cambio cuando la corrupción toca fondo no se respeta la firma y la confianza depositada del más alto mandatario.


Que se tenga claro, nada justifica un fraude contra el pueblo dominicano, no, cuando se he serio se respeta su propia dignidad y eso es lo que no hay, lo venció su ambición y deseos de servirse del Estado. Este es un crimen lesa patria orquestado por medio de una banda maligna, mafiosa en prejuicio del ciudadano dominicano que invierte sus propios recursos a la suerte.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias, escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 829 232 5283