Canelo Alvarez aún busca el triunfo que lo entronize como el mejor

|


MÉXICO -- Saúl "Canelo" Álvarez comienza el año cocinando una pelea de alta expectación, otra vez. Y de nueva cuenta, un triunfo en ese combate promete entronizarlo en el mundo del boxeo.


Su victoria el 21 de noviembre sobre Miguel Cotto no hizo mucho por terminar con la polarización de opiniones en torno del mexicano, ni siquiera en su propio país. Pero el 2016 le depara otra oportunidad para ser el monarca de los medianos, enfrentando a Gennady Golovkin, un boxeador de tremenda pegada y que atraviesa por su mejor momento.


Para muchos, vencer es lo importante en el deporte. Para el "Canelo", convencer se ha convertido en la meta no alcanzada durante su carrera.


Pocos esperaban que pudiera imponerse en 2013 a Floyd Mayweather Jr. Efectivamente, cayó por decisión dividida y fue una de las dos personas que se llevaron una andanada de críticas severas en aquella noche de septiembre. La otra fue la jueza Cynthia Ross, quien dictaminó en su tarjeta un empate tras una contienda en que Álvarez fue arrollado de principio a fin.


No se le puede culpar demasiado por aquel desempeño. Nadie logró descifrar a Mayweather, quien anunció su retiro en este 2015, meses después de librar el combate que mayores ganancias ha dejado en la historia, ante un Manny Pacquiao que, aquejado por una lesión de hombro, tampoco lució mucho.


Si el canto de las sirenas que blanden cheques por millones de dólares no convence a Mayweather de volver a los cuadriláteros, estará disponible para Álvarez y Golovkin la distinción de considerarse el mejor boxeador del mundo, libra por libra.


El mexicano de 25 años viene de derrotar a Cotto, quizás el púgil que más problemas le dio a Mayweather en su carrera. Pero incluso el triunfo dejó un aire de polémica.


Las tarjetas pintaron una pelea mucho más desigual de lo que fue en realidad: 117-111, 119-109 y 118-110. Es decir, uno de los jueces otorgó a Álvarez 11 de los 12 asaltos pese a que el boricua Cotto fue competitivo hasta el campanazo final.

"¿Creo que ganó el 'Canelo'? Por supuesto, pero no 119-109. Esas puntuaciones fueron ridículas", dijo Mayweather, quien trajo también a la memoria su propio pleito con Álvarez. "Cuando enfrenté a 'Canelo', una jueza dio empate... y ustedes vieron lo que pasó aquella noche".


Las redes sociales y los diarios en México fueron particularmente duros con el boxeador de la ciudad occidental de Guadalajara. "Polémico" y "raro", fueron algunos de los adjetivos para el fallo, en los titulares del día siguiente. El tabloide La Prensa cabeceó simplemente "Robo en Las Vegas".


Al "Canelo" parece ajustársele perfectamente la frase que reza "nadie es profeta en su tierra". Pero una victoria ante Golovkin podría ser la muestra de fe que requiere para ganar adeptos.


"Esta pelea elevará al Canelo a un nivel completamente nuevo", declaró Oscar De La Hoya, el promotor de Álvarez (46-1-1 con 32 nocauts). "Esta es una nueva época en nuestro deporte".


Y es que el boxeador apodado Triple G, nacido en Kazajistán y residente en Los Ángeles, es un especialista en el nocaut. Definió por esa vía 31 de sus 34 peleas, todas victorias. Conquistó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y es monarca por la AMB, la FIB y la OIB. Con el pleito ante Álvarez se unificaría el título de los medianos por el CMB.


A comienzos de diciembre, el CMB aclaró que ambos boxeadores pueden sostener una pelea previa a la función en la que se verían las caras.


Lo más probable es que el combate se lleve a cabo en septiembre, coincidiendo con las fiestas patrias de México, en las que muchos connacionales del "Canelo" podrían aprovechar el feriado para viajar a Estados Unidos. Los dos peleadores se han mostrado interesados en que la sede del pleito sea el estadio de los Cowboys de Dallas, que podría albergar entre 50.000 y 70.000 espectadores.


En lo que no hay acuerdo todavía es en el peso.


El límite en la categoría es de 160 libras (72,5 kilogramos). Golovkin ha peleado incluso con una libra más, pero nunca por debajo de las 159.


"Vamos a ver qué pasa, yo creo que 'Canelo' sí me va a enfrentar, no sé si ahora, pero ojalá pueda ser ahora, sería un estilo diferente en 155 (libras) o en 158, en 160 sería más poderoso", recalcó Golovkin.


"Gennady Golovkin es un gran peleador y es mi amigo", comentó Álvarez, inmediatamente después de su victoria sobre Cotto, atestiguada desde la primera fila por Golovkin. "Tengo respeto por él, pero si peleamos, va a ser en mi peso. Soy el campeón y no tengo que hacer lo que él quiera".


En cuanto a la amistad entre ambos, es un hecho que Golovkin y Álvarez posaron para las redes sociales una vez, en 2011, cuando hicieron una sesión de guanteo en Big Bear, California. Quienes presenciaron aquellos asaltos, en los que los dos púgiles llevaban protección, cuentan que Álvarez sacudió la cabeza de Golovkin con un potente derechazo, pero el kazajo dominó al mexicano en el resto de la sesión.


Si vuelven a enfrentarse, no será en un gimnasio de entrenamiento, sino en un inmueble abarrotado de público, y con el mundo expectante por coronar al nuevo rey del boxeo.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.