​Los materos confiaron en Valenzuela.

|


Las Matas de Farfán depositó un voto de confianza en el empresario José Valenzuela. Este señor tuvo el apoyo de viejos, adultos y jóvenes, confiando en que el pueblo iba a tener una administración empresarial. Este concepto expresa que este alcalde se enfocaría en empujar el municipio hacia el desarrollo humano y de sus infraestructuras, atendiendo a hacer avanzar cada área. Al asumir el puesto se esperaba que de inmediato asumiría el compromiso terminando las obras encontradas y proyectando otras de igual valor. También que se iba a fomentar la cultura, el desarrollo de la mujer y la juventud. Este iba dar otro giro a la educación en urbanidad y la salud mediante la higienización en los lugares más recónditos del municipio.


Cuando un pueblo deposita su confianza en una persona, dándole su voto esta sellando un compromiso moral. Es cierto que ahora para un candidato llegar tiene que invertir cierta sumas de dinero, este es el precio de llegar rompiendo brazos, por medio de una competencia sin igual. Nadie puede pensar que va a recuperar ese dinero invertido, a costa de los recursos de un pueblo pobre. En función de esto debe haber una ley que regule la inversión de recursos de los partidos. Un grupo de sujetos carente de conciencia crítica, víctima de estos corsarios. El pueblo no debe pagar un alto precio por su ignorancia.


Es recomendable que las autoridades se enfoquen en invertir adecuadamente los recursos del cabildo. Le conviene ver el punto crítico de los intelectuales, las organizaciones sociales, la burocracia, las organizaciones populares, que conviven en el municipio. Le debe quedar claro que en este tiempo las autoridades no podrán hacer lo que quieran. Los movimientos que están surgiendo en el entorno, se aplican a todos los que tienen funciones públicas. Cuando un funcionario pone los oídos en el pueblo se realiza plenamente, ejecutando medidas que lo conducen a una labor satisfactoria para todos los involucrados.


La esperanza del municipio desde que asumió Valenzuela la dirección del cabildo era que este haría una labor diferente, enfocada a cosas finas, es decir grandes para desarrollar sus gentes, modificar su forma de vida. Aunque este no sea del gobierno contribuiría a movilizar las autoridades gubernamentales para que le multipliquen los esfuerzos resolviendo el problema de las calles, que le ayudaría mucho en su gestión. En tal sentido no se ve en este alcalde una actitud de servir a un pueblo trabajador y estudioso.


Con respecto a la cultura, se tenía la expectativa que no se iba a continuar la mala práctica encontrada de hacer cultura. El pueblo necesita una identidad cultural, lo impone la cantidad de profesionales que tiene por su disposición hacia los estudios. Las instituciones funcionan en los municipios solo con voluntad sin recursos, no están en capacidad de impulsar un proyecto cultural. En consecuencia las autoridades del municipio deben invertir los recursos disponibles para esto y hacer una cultura destacable y satisfactoria para todos. Esa es una forma de combatir la delincuencia, poniendo los jóvenes en actividades que lo desarrollan.


La autora es docente de la UASD


Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.