Temer ahora acusado de encabezar la organización criminal más peligrosa de Brasil

La Suprema Corte de ese país autorizó una investigación contra Temer por corrupción
|



EL MATERO, BRASIL.-El presidente brasileño, Michel Temer, contra quien se sigue una investigación por supuesta corrupción y evasión de la justicia, ahora está acusado de encabezar la organización criminal más peligrosa de Brasil.


La acusación la hizo el magnate de la industria agroalimentaria de Brasil, Joesley Batista, mismo que puso a disposición de la justicia una grabación en la que Michel Temer parece pagar por el silencio de un exdiputado.


“El presidente brasileño Michel Temer es el jefe de la organización criminal más peligrosa del país”, denunció el dueño del gigante de la industria frigorífica JBS, en una extensa entrevista publicada este sábado en el semanario Época.


“Quienes no están presos están hoy en el palacio presidencial de Planalto. Esa pandilla es muy peligrosa. Nunca tuve el valor para enfrentarlos”, afirmó Batista al semanario, en su primera entrevista desde que llegó a un acuerdo con la justicia a cambio de una reducción de pena.


El empresario de 44 años desencadenó un sismo político a mediados de mayo de este año, al poner a disposición de la justicia una grabación sonora en la cual Temer parece dar su acuerdo para pagar por el silencio de un exdiputado, quien se encuentra en prisión.


Esas revelaciones llevaron a la Suprema Corte a autorizar la apertura de una investigación contra Temer por corrupción pasiva y obstrucción a la justicia, acusaciones que el presidente brasileño niega.


Desde ese momento, los llamados para que renuncie se han multiplicado, pero Temer.


Involucrado en varios puntos de la operación “Lava Jato”, la gigantesca investigación que reveló el megaescándalo de corrupción que sacude a Brasil, Batista aceptó colaborar con las autoridades a medida que las indagatorias comenzaban a cerrar sus redes sobre sus negocios.


En sus explosivas confesiones reveló que se pagaron decenas de millones de dólares en sobornos para alimentar las cajas negras de partidos políticos de todos los colores, incluyendo al PMDB (centro derecha) de Temer.


“Desde que conocí a Temer, comenzó a pedirme dinero para financiar sus campañas. No tiene muchas ceremonias para tratar sobre ese asunto del dinero”, señaló Batista en la entrevista.


“Nunca tuvimos una relación de amistad. Siempre fue una relación institucional (…) Él me veía como un empresario que podía financiar sus campañas y organizar esquemas que darían lugar a sobornos”, precisó.


En exilio forzado desde que estalló el escándalo, Batista regresó el pasado domingo al país y el viernes reiteró en una declaración ante la policía federal las acusaciones que lanzó en sus testimonios anteriores.


Numerosos rumores decían que se encontraba en Nueva York con su familia, pero su servicio de prensa explicó en un comunicado que en realidad estuvo en China “para proteger la integridad de su familia, que ha sido amenazada en reiteradas oportunidades desde que él decidió colaborar con las autoridades”.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.