Honor a quien honor merece, Rotary internacional.

|


Es hermoso ver como un municipio se preocupa por reconocer el trabajo que en favor de su comunidad realizan ciertos munícipes, tal es el caso de los grupos que el autodidacta Sr Enrique Tulio Mancebo Soler, formó parte en su organización y funcionamiento, especialmente Rotary Internacional, es un orgullo y un honor contar con una organización internacional que realice una labor de servicio a la comunidad de una manera natural con sus mismas gentes.


Impregnar una cultura de servicio a la comunidad es unos de los legados de Paul Harris, con un objetivo que todos sus miembros deben conocer, asimilar e integrarlos a su vida personal, profesional y empresarial. El mismo reza, El Objetivo de Rotary es estimular y fomentar el ideal de servicio como base de toda empresa digna. Esto implica el conocimiento entre sus miembros, observación de normas éticas y morales, enseñar el ideal de servicio donde quiera que se encuentre un rotario, es decir, en su vida personal, profesional y empresarial, fomento de buena voluntad, comprensión y la paz en el mundo entero.


Para lograr el objetivo de Rotary se ejecuta por medio de cinco avenidas, que consisten en fortalecer el compañerismo, servir humildemente a sus semejantes a través de la profesión, realización de actividades que contribuyan a mejorar la calidad de vida de la comunidad, reconocer la labor realizada por la juventud en torno al ideal de servir.


El mismo se rige por un código de ética que se ha hecho popular en el mundo empresarial y profesional y se define como la prueba cuádruple, que promueve la armonía entre lo que se dice, hace o se piensa. Aplicado esto a nivel empresarial, personal y político contribuye a alcanzar el éxito. En cuatro preguntas que no tienen respuesta, solo una prueba de humildad, comprensión, enriquecimiento espiritual, justicia y tolerancia.


Construir una sociedad así en un municipio atrasado, que no comprende las implicaciones del desarrollo, es como arar en el mar, más con hombres como Tulio Mancebo, quien dijo sentirse orgulloso de ser Rotario y así levantó la bandera, de Rotary, contribuyendo al avance de los rotarios en el municipio, el país y el mundo.


En estas relaciones adquirió nuevas técnicas de desarrollo agrícola, ganadero y empresarial que multiplica en sus fincas ganaderas y en la asociación de ganaderos. Entendiendo la importancia de cultivar buenas relaciones personales y empresariales, lo asume como persona y alcanza el éxito en todos los sentidos.


Entiende que la asunción de los objetivos de Rotary, su código de ética y la concreción por medio de las avenidas es lo mejor que ha podido pasar en su vida, le deja este legado a sus hijos y estos han llevado una vida de Rotarios en los lugares donde viven, como parte de una formación familiar complementaria a las profesiones y las instituciones a las que prestan servicios, inculcada por su progenitor.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.