Caso niña Carla Massiel desplomó la donación de órganos en RD.

|



El Matero Santo Domingo.-El director del Instituto Nacional de Coordinación de Trasplante (Incort), doctor Fernando Morales Billini, expresó este miércoles que el sonado caso ocurrido en el 2016 sobre la desaparición y muerte de la niña Carla Massiel Cabrera Reyes desplomó la donación de órganos en la República Dominicana.


Sostuvo el galeno que “la gente se sensibilizó tanto con la situación de Carla Massiel, de 10 años quien desapareció y posteriormente fue encontrada muerta en una supuesta trata de órganos, dejó de creer en todo lo relacionado a donar órganos y a su trasplante porque entró en una situación de pánico generalizado”.


“Todo se derrumbó”, exclamó Morales Billini, quien lamentó lo sucedido a esa niña y a las falsas alarmas que sobre el efecto se han creado, a la vez que anunció que poco a poco se recupera la confianza en la población y que este año se han realizado sobre las 30 donaciones y trasplante de órgano.


Dijo que “Donar órganos, es donar felicidad” e instó a cualquier ciudadano que lo desee a hacerlo y a informar a sus familiares su decisión, de que, en caso de cualquier nefasta eventualidad, sus órganos sean donados a través del Incort para beneficiar a cualquier persona que lo necesite.


Preocupación de Incort


El doctor Fernando Morales Billini, director del Incort, afirmó que las denuncias sobre supuesto trata de órganos -en especial con las desapariciones de niños y niñas- preocupan a la institución y las considera cíclicas, que se tejen alrededor de leyendas urbanas que provocan ansiedad y temor en la población y los potenciales donantes.


Sostuvo que “es muy difícil secuestrar y raptar personas para supuestamente sacarles los órganos, ya que son innumerables las condiciones que se tienen que dar para poder realizar un trasplante”.


Entre tales condiciones están: centros médicos de alta especialización, y mencionó al Hospital Metropolitano de Santiago (Homs), El Centro de Cardio Neuro-Oftalmológico y Trasplante (Cecanot) y el Hospital General Plaza de la Salud.


Manifestó que en este país pocos centros reúnen esas características que poseen los tres arriba mencionados, aunque aspiran a tener más en igual calidad y profesionalismo.

Otra es que, las donaciones pueden ser de personas en vidas tengan órganos gemelos y las cadavéricas, ósea, las ya fallecidas.


Apuntó que “para hacer un trasplante de órganos intervienen alrededor de 150 personas entre médicos especialistas, enfermeras y técnicos de diferentes ramas.


Se necesitan una Unidad de Cuidados Intensivos, que cuando la persona muera esté conectada a un respirador artificial, lo que permite que sus órganos se puedan seguir oxigenando como el corazón, que tiene seis horas de resistencias, el hígado ocho y los riñones 14 horas.


Estos órganos no se pueden almacenar en ningún banco de órganos. Se requiere de una compatibilidad entre el donante y el receptor para que el órgano trasplantado no sea rechazado.


Sobre los mitos y leyendas urbanas de secuestros de niños o adultos para extraerle órganos para trasplante, insistió en que “estas sólo generan ansiedad y temor en la población, afecta el proceso y perjudica a los pacientes que necesitan de un órgano para seguir viviendo”.


El caso de Carla Massiel Cabrera Reyes ha sido de gran trascendencia y una nefasta noticia para sociedad dominicana.

“En 30 años de experiencia nunca hemos visto que se compruebe un sólo caso de tráfico de órganos por secuestro criminal. Por el contrario, es te tipo de rumores provocan un temor en la población que lo que hace es desincentivar la donación, como lo han logrado, en detrimento de otras personas necesitadas a las cuales se les necesita salvarle la vida”, indicó Morales Billini, que informó que cada año mueren entre a cuatro personas por no recibir trasplante de órganos.


Las declaraciones de destacado médico especialista fueron dadas durante su intervención en el almuerzo semanal del Grupo de Comunicaciones Corripio, que coordina el veterano periodista Juan Bolívar Díaz, y la presencia de los empresarios José Luis Corripio Estrada (Pepín) y su hijo José Alfredo Corripio Alonso, en el salón de conferencias que aloja a los periódicos Hoy, El Nacional y El Día.


Morales Billini estuvo acompañado del doctor Ignacio Bengoa, jefe de equipo de Nefrología del Centro Cardio-Neuro-Oftalmológico y de Trasplante (Cecanot); la doctora Esther De Luna, encargada de Capacitación de Incort; y el administrador, licenciado Jesús Pérez.


Así como de Ramón Antonio Soto, quien fue un paciente receptor de un riñón y ofreció su testimonio de vida a los presentes.


El director del Incort dijo que el presupuesto de esa organización es de 21, 668, 472 pesos, y que sus aspiraciones para poder como desearía es 64 millones de pesos.


Entre sus gastos especializados señaló el elemento de la capacitación al que están constantemente sometidos todo su personal a través de cursos, diplomados, talleres, charlas, las que extienden a universidades, iglesias e instituciones, etc.


Exhortó a los medios de comunicación a tener más cuidado sobre cómo tratar las falsas noticias de secuestros y rapto de personas supuestamente para extraerle sus órganos.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.