Invasión pasiva pero masiva de haitianos

|




Enfocando el futuro


La República Dominicana está siendo invadida por los haitianos, quizás como nunca antes. Cientos y cientos de haitianos cruzan la frontera todos los días, hombres, mujeres y niños. Dado que esta invasión está a la vista de todos, hay una preocupación nacional, que en los pueblos fronterizos adquiere ribetes de inquietud, temor y malhumor. Este malestar se hace mayor crece como la espuma cuando uno lee declaraciones de los senadores de la frontera, que justifican y minimizan esta masiva y preocupante invasión.


La senadora de Dajabón, Sonia Mateo, dice que la entrada ilegal de haitianos se debe a que los dominicanos no queremos trabajar, en cambio Sánchez Roa, senador por Elias Piña, dice que el ingreso ilegal de haitianos está en estos momentos por debajo de lo tradicional. En el caso de este último esta postura indiferente se justifica, porque él no tiene ningún temor, dado que ni él ni su familia residen en la frontera, por otro lado, la posición de la senadora, pienso yo, se debe a lo contrario, la convivencia con los haitianos tiende en muchos casos a engañarnos, ya que terminamos creyéndolos inofensivos.


Justamente de lo que ellos se valen para hacer sus diabluras aquí, si el gobierno dominicano no toma medidas seria y definitiva en ese sentido, es seguro que los pueblos fronterizos, por ser los más afectados y amenazados, vamos a tomar nuestras propias medidas de defensas y salvación. Esto es sólo una advertencia y solicitud para que se resuelva ese grave problema.


Los pueblos fronterizos, no, nos dejaremos arrasar nuevamente por los haitianos, aún es tiempo.


Nuestra preocupación llaga al límite cuando todo parece indicar que se trata de otra traición interna, a la dominicanidad y cuando la voz de alarma, es decir, de la República Dominicana, cuando dice, que esos son videos viejos.


Nosotros no vemos película, desgraciadamente convivimos con los actores, películas y videos ven los que no viven en la frontera, ustedes ven los videos que le ponen, lo que estando por debajo de ustedes en el mando militar, tienen su negocio en el tráfico de haitianos. Si el gobierno no toma medidas serias y definitivas, sigue igual.

 

Con el cambio resiente en algunos mandos militares en la frontera, no es suficiente, eso es como poner un torniquete a una herida grande y profunda y dejarla así, sin suturar y sin indicarle antibiótico al herido, para evitar una posible infección. Incluso si el torniquete se pone con vendas que no haya sido cuidadosamente elegida, puede resultar ser peor el remedio que la enfermedad y como se dice popularmente, la fiebre no está en la sábana. Resolvamos este problema ya.


Por otro lado nos identificamos cien por ciento con las medidas que ha estado tomando el síndico de Santiago Abel Martínez del Orbe, así se cuida a la patria, ya lo comentaba con alguien, los alcaldes municipales pueden y deben deshaitianizar el país.


Ing. Justo Enrique Lebrón Jaquez.



Autor es Ingeniero civil


Lic. En derecho


Político, fue diputado al Congreso Nacional.

 
 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.