El crecimiento de la diáspora haitiana en el país.

|




Según el movimiento de mujeres Dominico-Hatiana (Mudha), el tema de la creciente invasión de haitianos en el país, es para distraer la atención y ocultar otros problemas, mucho mayores que hoy arropan este país. Tales como los problemas políticos y sociales que son mayores. Es muy bueno querer ampararse en otros problemas para ocultar esta realidad invasora del pueblo haitiano hacia este país.



No se puede querer confundir una nación sobre una realidad latente, en un país que luchó y derramó su sangre para salir de una dominación anterior. No sé qué le diremos a juan Pablo Duarte, Francisco del rosario Sánchez, Matías Ramón Mella, Gregorio Luperón, sobre esta realidad, a pesar de haber enseñado la historia, pues siempre se ha dicho que los pueblos que no conocen su historia pueden repetirla, más sin embargo se están sentando las bases para repetir esta amarga tragedia.



Estas organizaciones que luchan en el país por el derecho que le corresponde por su ascendencia deben definirse y expresar de qué lado está, si son dominicanos o si son haitianos. Querer ocultar la entrada masiva de haitianos al país, es como querer tirar piedras al sol. La presencia haitiana en cada barrio, instituciones, calles y callejones es una penosa realidad, hay escuela en este país que hay más haitianos que dominicanos, hay hospitales que atienden más casos de haitianos que de dominicanos.



Querer decir que no se está siendo invadido es un gran amor por Haití y un profundo desafío a un país que cree en la bondad de los haitianos, sin pensar que estos se han hundido en la pobreza, por ser un pueblo supersticioso e inteligente, que están dejando trabajar este país para crecer y avanzar para ellos luego venir a disfrutar.



Se entiende el propósito de la lucha por sus derechos de los hombres de ascendencia haitiana, pero estos si persisten en una actitud de defensa de la migración constante de haitianos hacia este país, aun teniendo el apoyo de los derechos humanos y la comunidad internacional, su lucha no irá muy lejos, este pueblo jamás se dejará dominar por los haitianos.


Han de entender como ellas mismas lo han dicho, de lo que se trata es de una cuestión de seguridad nacional presente y preocupante, que no se puede ocultar aun conviviendo con otros problemas sociales, políticos y económicos, el problema de Haití está en el ámbito social y económico, puede desviar un poco, pero de ningún modo se olvidarán completamente hasta que estén resueltos los problemas.

 

Es obvio que a diario entran batallones de haitianos, por las diferentes vías de acceso a la República Dominicana, también deben entender que las autoridades militares y algunos civiles aprovechan la problemática para hacer negocios redondos. Este negocio ha creado riquezas a muchas personas, tanto a los que sobornan para lograr la entrada como aquella delincuencia, que a la entrada ilegal del haitiano, le despoja de los pocos recursos que traen, que es una pena, por esto si debían luchar.



Por las diferencias sociales y económicas de las dos naciones, no se le teme a la entrada masiva de haitianos. Hay que analizar que cuando estemos rodeados de ellos, convirtiéndose en una fuerza poderosa, la lucha será, mucho mayor que en el 1944, alerta, es mejor prevenir que lamentar.

 
 
 



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.