Lo ​que pinta el panorama político.

|



En el tiempo que he observado el acontecer político en La República Dominicana, no había visto un contexto más oscuro. A pesar de haber vivido en momentos cruciales de la República correspondientes a la posdictadura, con el presidente Joaquín Balaguer. Esos momentos fueron difíciles, pero el ambiente político expresaba una dirección. Ahora no se entiende nada, aunque todo tiene un principio y un fin, se espera la mejor salida a esta situación tan oscura.


Este panorama es parte de una estrategia política que busca casar cabezas, pero el hombre dice y Dios dispone. Es cierto que él ha cambiado todo, ha transformado la naturaleza, pero hay acciones que solo Dios la decide. Una es lo que se quiere y otra es lo que debe ser, de acuerdo a las normas de la naturaleza misma del hombre.


Lo que Dios quiere nadie lo impide, el poder facilita las cosas, pero en cada una de ellas está la magia que da la naturaleza, se puede controlar todo, pero a la naturaleza nadie la puede controlar. Ella es parte de los enigmas que no se pueden descifrar. Aunque se crea actuar al margen de Dios no es posible. En el afán del hombre por ser Dios, puede provocar la acción violenta de la naturaleza.


Según se puede ver el fenómeno crece en América Latina, la superpotencia quiere impedir el crecimiento de los pueblos latinoamericanos. Impidiendo que sus mejores líderes ocupen el puesto que obstente poder para provocar el desarrollo económico de la región. No se puede estar a brazos cruzados con tanta injusticia y opresión. Acaso los países pobres no tenemos pensamientos, sentimientos y derechos.


Lo más lindo de todo es que actúan con el apoyo de actores de estos países, siendo los ejecutores inmediatos de esos hechos macrabros que han aplazado el desarrollo, porque de ningún modo podrán impedir la expresión de la soberanía de los pueblos. Esos elementos que ubican a países de la región dentro de los estándares de la pobreza, tendrán que desaparecer, más temprano que tarde.


El aplazamiento logrado a la larga tendrá que ser conveniente. Como lo dice un dicho popular de los dominicanos no hay mal que por bien no venga. Demostrado está no importa el gran poder del enemigo cuando hay un pueblo decidido. Los anticristos que se prestan al juego con los malos también le llegará, su castigo. Con diplomacia y guerra fría, se alcanzará la meta.








Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.