Libertad y educación

|


El Matero, Las Matas de Farfán.-Se escriben estas líneas a inspiración de María Crisálida Díaz, mujer que ha entendido que un preso en su condición, está privado de su libertad por su ignorancia y no conocer a Dios, esta ha comprendido que la educación aunque estén presos lo hace libre. Siendo esta una herramienta, que sirve de apoyo, para sembrar una esperanza, sobre un futuro mejor para para los hombres, una vida reivindicada, social y moralmente.



El trabajo de esta profesional, provoca admiración, en los que se detienen a reflexionar sobre la importancia de su labor. Se ha dedicado a transformar la vida desorientadas de los internos en los centros de corrección, en las cárceles más populares del país.



El primer momento en su orientación es formarlos en la fe, llevarlos a conocer a Dios, establecer ese contacto directo con Dios y la naturaleza, que es su inteligencia, este amor lo dota de los mejores valores para seguir con una vida digna, amor a Dios, a la vida, caridad, santidad, amor al prójimo, obediencia, misericordia.



Además de la doctrina, se abre un espacio de alfabetización, que ha llegado a estudios superiores en carreras profesionales, que van desde Psicología hasta derecho y se complementa con actividades de crecimiento personal y trato de las emociones.



En esas labores la fundación Mujeres por la Educación, el primer momento implementaron programas en acuerdos con el INFOTEP, que forman en carreras técnicas a los reformados de las cárceles del país. Estos programas están activos en las principales cárceles del país. El privado de su libertad al salir del reformatorio tiene competencias para realizar una labor técnica con maestría.



Lo más maravilloso e impactante es el programa universitario que viene desarrollándose en las cárceles del país cambiando la vida a ese ser desorientado que le ha tomado el camino del crimen. Este programa maestro ha graduado a 304 personas. Esas personas han sido arrebatadas de ese mundo oscuro y sin salida. Esta es una labor encomiable y sin precedentes. En este grupo hay abogados ejerciendo sirviendo a la sociedad.



Estos programas que se desarrollan en las cárceles dan oportunidad, al personal de apoyo y administrativo de la cárcel, es muy buena la oportunidad que ofrece también a las personas que prestan sus servicios en las cárceles dominicanas.


La paradoja es que un preso puede tener en las cárceles un encuentro con la libertad verdadera que es la educación. Sería bueno crear esta plataforma en todas las cárceles del país, solo la educación salva la mundo.



Lo ideal sería la medicina preventiva como en otros países, que la educación ha crecido tanto que no necesitan cárceles, sus elevados niveles intelectuales, impiden el acometimiento de infracciones sociales.



Pero esta es nuestra realidad y no se puede negar el trabajo que se realiza en términos educativos en las cárceles dominicanas. Es un regalo a la sociedad dominicana de inigualable valor, las personas que están al frente de esto merecen todo el reconocimiento del pueblo dominicano, para seguir combatiendo los problemas sociales que afectan nuestro país.

 
 
 
 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.