República dominicana, la niñera de los haitianos.

|


La República Dominicana hace muchos años, que se ha convertido en la niñera mal pagada del pueblo haitiano. Vamos a esa trabajadora que se contrata para cuidar a los niños, generalmente a los hijos de personas pudientes, ricas, se les llama comúnmente niñeras, algunas padres y también algunos niños le llaman nana. Pero aquí y quizás de manera despectiva se le llama niñera.


Esa niñera o nana tiene que bañar el niño, cambiarle la ropa, darle de comer y beber en fin atenderlo de un todo, incluyendo jugar con él. No es un secreto que hay niños difíciles, sobre todo cuando los padres los apoyan, es decir, mal crían, estos se vuelven desobedientes, cabezudos, engreídos, etc.


Producto de esto, el niño le coge con no bañarse o no comer, cualquiera pensaría que si el niño no come el problema es de él, pero no es así, si el niño no come el problema lo tiene la niñera, ya que cuando llega la madre, le reclama a la niñera, le pone todos los defectos y la acusa de todo comenzando por inhumana.


Contrario es el comportamiento del niño con la madre, con ella se come toda su comida y si no lo hace la mamá le da tres nalgadas en cruz y a comer se ha dicho. Dios libre a la niñera de aplicar tal método de persuasión con el niño. Bueno pues igualito pasa con la Republica Dominicana y los haitianos, ellos deciden no sacar ningún papel para venir aquí, claro, ellos saben que no lo necesitan, ellos vienes cuando quieren y por donde quieren, el problema de la niñera es que tiene que preocuparse de que esas gentes saquen sus papeles.


Asimismo lo explicó el Ministro de Interior y policía, cuando se lamenta que de doscientos cincuenta mil (250,000) haitianos mal contados, que hay en este país, solo diecisiete mil (17,000), han sacado sus papeles, con el agravante, que si todos logran obtener sus documentos, pueden venir a vivir aquí. Contrario es el comportamiento de la mamá (organismos internacionales, Francia, Estados Unidos…), ellos no reciben, ellos no aceptan a los que quieren imponernos a nosotros a que los cuidemos, como si fuésemos realmente un país niñera.


Ing. Justo Enrique Lebrón Jáquez.

Autor es Ingeniero civil

Lic. En derecho

Político, fue diputado al Congreso Nacional.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.