​Hay que estar organizado aunque sea en la iglesia.

|


Es cierto que el mundo ha cambiado mucho. Que gracias a los sacrificios de los primeros hombres hoy vivimos con menos miedos y más calidad. Esto no significa que cada uno debe continuar su camino, sin mirar a los lados. Hoy hay problemas que no se resolverán jamás si los hombres se cruzan de brazos.


Es cierto que hasta a nivel familiar ha habido un alejamiento y hasta cierto grado de competencia que aleja a sus miembros. Si los de atrás asumieron el papel más difícil, porque nosotros, que nos ha tocado lo más fácil no asumimos el compromiso de contribuir al cambio.


Los pueblos reflejan la calidad de sus gentes, pues el barrio se organiza y es difícil pasar por un momento de grandes necesidades, los propósitos que los unen, disminuyen cualquier dolencia. En esta comunidad esta semana falleció un joven de tan solo 22 años, padecía de diabetes, la mayoría de la gente joven y pobre, que sufre de esta enfermedad muere penosamente.


Es muy difícil llevar una dieta una persona que no tiene recursos, además no hace consciencia de que es una persona enferma. Se habla de este problema, pues hace mucho tiempo una situación no había causado en mi tan gran pena.

Si este joven y su familia tan solo se hubieran congregado en una iglesia pudieron haber cambiado esta triste realidad. Ante el dolor, el sufrimiento y la pobreza de un ser humano, debe ser parte de una comunidad. Nuestra ignorancia no puede llevarnos a un túnel sin ningún camino a soluciones.


Quisiera un país donde no fuera necesario llevar ayuda a un ser humano para resolver ningún tipo de problemas, ni de salud, ni de educación, ni de alimentación, ni vestimenta, pero la realidad es otra. Hay muchos problemas que resolver, donde los vecinos y amigos necesitamos la solidaridad de la gente y las autoridades.


Se puede estar equivocado con respeto a lo que tiene que ver con la solidaridad entre la comunidad, no debe darse el lujo una vecindad de perder un miembro joven por falta de alimentos y medicina. Eso es una situación deshumanizante, pero la impotencia arropa a las personas conscientes, cuando una realidad como esta nos da en la cara.


Es necesario todavía que los vecinos estén unidos ya sea en la iglesia, en grupos de hacer fiestas o de organizaciones para resolver los problemas que le pueden afectar. La unidad es mucho más fuerte que el dinero. Un pueblo unido todo le viene por añadidura, hay que verse más.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.