Toledo considera una persecución política el encarcelamiento de Humala

|


El Matero.Lima, 23 jul (EFE).- El expresidente de Perú Alejandro Toledo, sobre quien pesan dos órdenes internacionales de captura, consideró que el reciente encarcelamiento de su homólogo Ollanta Humala y de la esposa de este, Nadine Heredia, son fruto de una persecución política y la consecuencia de una ruptura del Estado de Derecho.



En una carta publicada en la red social Twitter, Toledo afirmó que hay “injusticia” y “politización” por parte del fiscal que solicitó la prisión preventiva por 18 meses contra Humala y Heredia, y también de parte del juez que aprobó la medida.

“No pueden ser privados de su libertad, sin antes haber sido juzgados con un debido proceso y haber encontrado culpables y condenados”, dijo Toledo en su misiva, firmada también por su esposa, la belga-israelí Eliane Karp.


Humala y Heredia fueron encarcelados el viernes 14 de julio después de que el día anterior el juez Richard Concepción Carhuancho, titular del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional, ordenara su reclusión mientras son investigados por las donaciones recibidas para sus campañas electorales de 2006 y 2011.

“Mi esposa y yo sentimos profundamente la injusticia de la prisión preventiva. Sentimos lo que ustedes pasan como si fueran nuestras vidas”, agregó.


Humala y Heredia fueron encarcelados el viernes 14 de julio después de que el día anterior el juez Richard Concepción Carhuancho, titular del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional, ordenara su reclusión mientras son investigados por las donaciones recibidas para sus campañas electorales de 2006 y 2011.

La prisión preventiva fue solicitada por el fiscal Germán Juárez, quien imputa a ambos los presuntos delitos de lavado de activos y asociación ilícita para delinquir.


Entre las investigaciones está la sospecha de que recibieron dinero del erario público de Venezuela por parte del entonces presidente Hugo Chávez para la campaña de 2006 y 3 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht para las presidenciales de 2011, donde Humala fue el ganador.


Por su parte, Toledo tiene en su contra dos órdenes de captura por presuntamente haber recibido 20 millones de dólares en sobornos de Odebrecht y por supuestamente haber lavado esos activos mediante la compra de millonarios inmuebles con fondos de Ecoteva, una firma creada en Costa Rica a nombre de su suegra, Eva Fernenbug.


La primera fue dictada en febrero por el juez Concepción Carhuancho y la segunda fue emitida en abril por el magistrado Mario Guerra, titular del 16 Juzgado Penal de Lima, y en ambas se establece su encarcelamiento en régimen preventivo por 18 meses.


Sin embargo, hasta ahora Toledo permanece con su esposa en California (Estados Unidos), donde reside habitualmente, sin que se produzca la detención reclamada por los jueces peruanos.


El caso Odebrecht en Perú se centra en trazar el rastro de los 29 millones de dólares que la constructora brasileña admitió a la Justicia estadounidense haber pagado a funcionarios peruanos entre 2005 y 2014.


Ese período contempla los mandatos presidenciales de Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016).


Contra García también existe una investigación abierta en la Fiscalía, pero el expresidente no se presentó en la última citación que tenía para declarar esta semana. EF

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.