Pesimismo

|

Doña Marcia era una humilde y dulce señora que vivía en mi barrio en extrema pobreza, se dedicaba a lavar y planchar la ropa de los vecinos para apenas poder sobrevivir con muchas estrecheces. De niño crecí viéndola ir y venir de casa en casa con caminar lento y pausado y con rostro triste y cabizbajo, me inspiraba una mezcla de cariño, confianza, ternura y lastima.


Cuando alguien la saludaba respondía con voz suave y apagada...."hay mi hijo estoy mal" "regular- apenas vivo", Y siempre había una lamentación expresa en su respuesta, no recuerdo nunca haberla escuchado decir "ESTOY MUY

Siempre pensé que la causa de la infelicidad de Doña Marcia no era precisamente su pobreza económica y sus limitaciones materiales, su infelicidad estaba dentro de ella misma, se había acostumbrado a inspirar lastima y ser objeto de pena, estaba inmersa en un pesimismo que la ahogaba, se había acomodado en el trono de las lamentaciones y desde ahí echaba lágrimas al rio para hacer crecer el caudal de su tristeza.


Es entendible que una persona con problemas, de la índole que sean estos, no va por la vida saltando de alegría y celebrando que tiene problemas, pero si los problemas se encaran con gallardía, con carácter, con entereza, con valentía, entonces la solución de los mismos es más viable.


No he sabido nunca de nadie que haya resuelto sus dificultades llorando o lamentándose, en cambio, cuando te vuelves guerrero y enfrentas con tus mejores armas las vicisitudes que la vida te presenta, entonces sales airoso y vencedor en cada batalla. Decir que estas mal, solo servirá para atraer el mal, si dices constantemente que estas bien, aunque realmente tengas problemas, eso atraerá hacia ti un aura positiva que te hará sentir bien.


Hacerse el loco o desentendido de vez en cuando no cae mal, las personas pesimistas siempre andan escudriñando un motivo para alimentar sus penas, que si alguien se murió, que si no tiene trabajo, que si se separó de su pareja, que si el dinero no le rinde, que si tiene problemas familiares, etc., etc. en fin, siempre buscan una razón para llorar y lamentarse, uno es lo que uno piensa que es, si piensas que eres triste vivirás todo el tiempo triste, si piensas que eres alegre vivirás una vida de alegría, si piensas que estas mal vivirás todo el tiempo mal.


Depende solo de ti enrumbar tu vida hacia la mejor dirección, eres el artífice de tus sueños, eres el arquitecto de tu propio destino, vive a plenitud tu vida sin que nada ni nadie entorpezca tu felicidad.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.