EL AYUNTAMIENTO AL QUE ASPIRO.

|




En el devenir de mi existencia como ciudadano de este país, en pleno uso de mis facultades cívicas, le he tirado muchas piedras a la luna y también he arado en el mar, tratando de sembrar en las mentes de mis conciudadanos, la semilla del DECORO NACIONAL, el cual ha venido siendo sepultado bajo el influjo de los anti-valores imperante en estos tiempos de la modernidad que han desplazado todo lo tradicional aunque en cierto grado fuera lo mejor de nuestra existencia.

Esta humilde apreciación de mi parte tiene muchas aristas, pero esta vez solo nos referiremos a nuestros.


Ayuntamientos, que hoy no son ni la sombra de lo que otrora fueron en aquellos tiempos de mi juventud – misma que se mantiene incólume en espíritu - , y siendo que en esa área me desarrollé como servidor público, hoy me resulta muy cuesta arriba admitir como bueno y válido el desastre que observamos en esos pequeños gobiernos.


Aunque esto sea un decir -, porque las leyes Divinas no se manejan por capricho -, auguramos que DIOS perdone a los políticos que a partir de los años 1975 en adelante – si mal no recuerdo – instauraron en forma radical el germen maligno de la política en los Ayuntamientos, sustituyendo el sistema de elección de las autoridades – Síndicos y Regidores – compuestos por personalidades de reconocida solvencia moral y hasta económica en cada pueblo, los cuales iban gustosos a servirle a la comunidad desde la HONORABLE posición de REGIDORES, cargo que siempre fue de carácter HONORIFICO Y GRATUITO. Pues estas personas solo les interesaban servirle a su pueblo con sus sabias y sanas orientaciones y jamás pensar en servirse de forma alguna los intereses del Cabildo. OJO. La expresión “HONORABLE”, hace tiempo que fue sepultada por el oro corruptor en los Ayuntamientos.


En aquella época, los regidores eran escogidos por los pre- candidatos a Síndico de cada partido, para que lo acompañaran en su gestión, y lo que le daba seguridad de triunfo al candidato, era, la calidad de persona que como regidor lo iba a acompañar. El dinero y la compra de conciencia no era determinante en ese entonces.



Hoy vemos la millonada que se requiere para ostentar un simple cargo de regidor, y el único requisito para lograrlo es tener mucho dinero, sin importar como fue adquirido. Pues los nuevos tiempos nos han traído como regalo, la sustitución del SER POR EL DE TENER. Ese dinero de campaña lo sacan multiplicado de las pocas entradas de estos pequeños Gobiernos, pues no es un secreto para ninguna persona medianamente pensante, que la mayoría de nuestros Ayuntamientos están constituidos por bandas de inescrupulosos politiqueros con patentes de corso para hacer lo que quieran con los recursos municipales y no pasa nada.


La prioridad en el gasto público, sea gubernamental o municipal está en el capricho de los que gobiernan y primero están sus propios intereses antes que las urgencias comunitarias, y no pasa nada porque no existe un pueblo que se empodere de sus deberes cívicos frente a la Patria, siendo uno de nuestros pecados capital, la falta de CONCIENCIA CIUDADANA.


Jamás pensé que el colosal fraude registrado en Santo Domingo Este, con la elección del Síndico en las pasadas elecciones,- por solo mencionar un caso - no iba a ser posible pasarlo como bueno y válido. Esto da a entender la podredumbre que en el orden político nos arropa, y todo por la falta de un pueblo dispuesto a empoderarse de sus deberes cívicos, mismos que están plasmados en nuestra CONSTITUCION, pero los gobiernos se han encargado de obnubilar al más alto nivel las mentes del dominicano, para que, ni sienta ni padezca. Por eso estamos aquí, a los fines de aunar esfuerzos para extirpar ese mal.



Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.