​LAS ARMAS DE FUEGO EN REPUBLICA DOMINICANA

|


A raíz de la muerte violenta del Sr. Juan de los Santos, ex Alcalde del municipio Santo Domingo Este, hecho que consternó profundamente –en lo personal- al Sr. Presidente de la República Lic. Danilo Medina, quien según sus pronunciamientos en el momento, prometió tomar medidas contundentes respecto al porte y tenencia de armas de fuego en poder de la población civil, sin embargo, hasta ahora estamos esperando las heroicas medidas ofrecidas al respecto, y el porte y tenencia de armas sigue en sus mejores momentos, sin observar una exhaustiva investigación de A QUIEN se le está otorgando un permiso para el porte de una arma, causantes éstas de la gran mayoría de las muertes que se registran en diferentes circunstancias como en los inconcebibles FEMINICIPIOS.


Esa pesadilla seguirá latente mientras tengamos en el país, gobiernos que su principal prioridad sea recaudar dinero a como dé lugar y así poder cristalizar sus proyectos personales –que nunca son las prioridades de la ciudadanía, y como por ese concepto –las armas de fuego-, son muchos los millones que se recaudan, pues que siga la fiesta aunque una gran parte de la población vaya a parar al cementerio, realidad que le da tres pitos a los gobiernos. En varios países ha sido prohibido el uso de armas de fuego en la población civil y así evitar la barbarie, pero en un país DEGRADADO como el nuestro, eso se haría totalmente imposible.


Hasta ahora no se ha podido comprobar que este gobierno haya tomado MEDIDA HEROICA ALGUNA, a los fines de contrarrestar, además del caso que nos ocupa, los Feminicidios, la corrupción e impunidad y demás delincuencias en todas sus vertientes.


Por suerte para el oficialismo, que en un pueblo con tan bajo nivel de CONCIENCIA CIUDADANA, puede suceder todo esto y algo más, y no pasa nada.-

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.