​El 175 Aniversario de la Independencia Nacional

|




Por Rubén Moreta


Con particular fruición los sanjuaneros –y dominicanos en general- conmemoramos el ciento setenta y cinco aniversario de la proclamación de la Independencia 6.


Esta efeméride recrea y engrosa nuestra identidad nacional porque rememora que somos herederos de una hermosa república libre, soberana e independiente de designios extranjeros, gracias al legado de nuestros Padres Fundadores.


El proceso gestacional separatista de nuestra media isla lo inició en 1821, junto a varios patriotas, el doctor José Núñez de Cáceres, quien rompió las ataduras políticas con el Imperio Español y proclamo la separación colonial, que puso punto final a la España Boba. Ese primer destello patriótico estuvo mediatizado por su alineamiento con la Gran Colombia, por una escasa participación popular, el restablecimiento de la esclavitud y otros defectos, que al final lo diezmaron.


Por su escasa duración (setenta y un días), la acción de Núñez de Cáceres ha sido denominada Independencia Efímera. Su vigencia fue del 1 de diciembre de 1821 al 9 de Febrero de 1822, con la infeliz ocupación haitiana, que se extendió por veintidós oprobiosos años.


El proyecto patriótico, revolucionario y de liberación nacional más trascendente y de mayor calado fue concebido por Juan Pablo Duarte, quien para apuntalar nuestro destino libertario atrae a jóvenes soñadores como él y funda la Sociedad Secreta La Trinitaria el 16 de julio del 1838, primigenia célula partidaria que promovió con vigor las ideas independentistas.


Los jóvenes Juan Isidro Pérez, Pedro Alejandrino Pina, Juan Nepomuceno Ravelo, Benito González, Félix María Ruíz, Felipe Alfau, Jacinto de la Concha y José María Serra se integraron al proyecto emancipador. Más tarde, se vinculan al grupo Francisco Sánchez del Rosario y Matías Ramón Mella y Castillo. Sánchez y Mella jugaron papeles estelares que lo catapultaron al reconocimiento cimero de Padres de la Patria, el primero, por dirigir, en ausencia de Duarte, las acciones revolucionarias, más su excepcional vanguardia en la Restauración de la República, y el segundo, por su valentía al lanzar el trabucazo que anuncio el nacimiento de la República junto a su singular rol político y militar en la defensa de la nueva república.


La Independencia Nacional, proclamada ardorosamente la noche del 27 de Febrero de 1844, fue la hechura de un colectivo de jóvenes entusiastas, colmados de ideas nacionalistas y liberales, al frente de los cuales se encontraba Duarte, eximio dechado de virtudes altruistas.


La grandeza del forjador de la nacionalidad dominicana radica en su inquebrantable nacionalismo, su capacidad concertadora y su fe pétrea en que la Republica Dominicana fuera parte del concierto de naciones libres y soberanas del mundo, como satisfactoriamente lo hemos logrado.


Este 27 de Febrero de 2019, vítores y honor eternos a los libertadores y fundadores de la nacionalidad dominicana.


El autor es Profesor UASD.


Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.