​La revolución de abril

|


Por Rubén Moreta.


Esta revolución estalló el 24 de abril del 1965, tras fraccionarse las fuerzas armadas y la policía nacional. Una cantera de oficiales jóvenes de los cuerpos armados asumieron la tarea patriótica de conducir al pueblo a la reinstalación del molde constitucional, quebrado tras el golpe de Estado perpetrado dos años antes, contra del Presidente Constitucional de la República Juan Bosch.


La Revolución de Abril constituye el espacio histórico donde militares progresistas junto al pueblo dominicano, cincelaron una unidad monolítica para restituir el orden político constitucional, que lo representaba la reposición en el poder del Presidente Profesor Juan Bosch, infelizmente derrocado, cuando llevaba apenas siete meses al frente de la cosa pública.


El coronel Rafael Fernández Domínguez fue el fundador y organizador del Movimiento Militar Constitucionalista dentro de las Fuerzas Armadas. Develado su propósito, fue exiliado y delegó en el Coronel Miguel Ángel Hernández Ramírez las tareas conspirativas, de todo lo cual estaba enterado el Profesor Juan Bosch, exiliado en Puerto Rico. Pero el líder de la Revolución Constitucionalista fue el coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó.


El 24 de abril del 1965 los cuerpos militares se dividen y los oficiales constitucionalistas llaman al pueblo a unirse y luchar con ellos por el retorno a la constitucionalidad, le entregan las armas, y el pueblo se organiza en comandos urbanos, desarrollando una guerra de guerrillas. En fin, la revolución de abril constituyó un memorable espacio de unidad de propósito de militares progresistas y el pueblo ansioso de libertad.Aprovechando la confrontación cívico-militar interna, por segunda ocasión en el siglo pasado, los Estados Unidos de América produjeron una invasión a la República Dominicana.


La intromisión de 42 mil soldados norteamericanos en suelo dominicano el 28 de abril del 1965, cuatro días después de iniciadas las hostilidades, fue una odiosa intervención imperial, rechazado por todos los demócratas del mundo, y groseramente avalada por la Organización de Estados Americanos (OEA), que desde su nacimiento ha estado al servicio de los intereses norteamericanos.


A partir de esa odiosa invasión yanqui, la revolución de abril alcanzó la estatura de guerra patria, porque el pueblo unido rechazó y luchó en contra de la presencia extranjera de soldados que pisoteaban la dignidad nacional.


La revolución de abril del 1965 produjo más de seis mil víctimas dominicanas, pero el pueblo sin rendirse, luchó como fiera en contra el imperio militar y político más grande del mundo, los Estados Unidos de Norteamérica.


En este 54 aniversario de la Revolución de Abril, honor y gloria al coronel Fernández Domínguez y honor al Coronel Francisco Alberto Caamaño 

Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.