Maternofobia: por qué los españoles no se atreven a tener hijos

|



El Matero, En las novelas napolitanas de Elena Ferrante, el primer embarazo es el de Pinuccia, que repudia a su hijo nada más nacer. «Es feo, es más feo que Rino, en esa familia son todos feos». La madre tiene 16 años y es la escritora Jacqueline Rose, en Madres, un ensayo sobre la crueldad y el amor (Siruela), quien recoge el extracto en 2018 para advertir: «No se trata de que Pinuccia no esté preparada para ser madre; es el mundo que la rodea lo que la ha fallado».


Algo parecido sucede en esta España que el miércoles despertaba con un demoledor informe del Instituto Nacional de Estadística (INE): la cifra de nacimientos en nuestro país es la más baja en 20 años, pues se redujo en un 6,1% en 2018 de forma que el descenso, en la última década, es ya de un 29%.


Con las esperanzas puestas en la generación millennial -son, al cabo, nuestros jóvenes- el panorama es por lo pronto complicado: los expertos en conciliación creen que serían capaces de hacer real la conciliación familiar pues disponen de un carácter flexible, pero diversos estudios europeos señalan que existe la alarmante posibilidad de que no tengan descendencia. «Las políticas públicas actuales obligan a los millennials a elegir entre tener un trabajo o tener un hijo», llegaba a decir, en 2017, la especialista en Políticas de Familia María Teresa López.


La advertencia fue ya extensa en aquel momento porque, ese año, un informe del Instituto Demográfico de Austria apuntaba que «la falta de hijos estaba llegando a su punto máximo en Europa». Según explican los autores de la investigación, Eva Pauline Beaujouan y Tomas Sobotka, «Italia, España y tal vez Grecia ya son los países europeos más proclives a no tener hijos entre las mujeres que nacieron en los 70».


E incluso afirmaban: «La tendencia a no tener hijos en España depende de su economía y de su mercado de trabajo. Si los millennials tienen la posibilidad de conseguir trabajos más estables y desarrollar sus carreras, esto podría revertirse. Pero, si en la próxima década y lla siguiente se prolonga el desempleo y se siguen deteriorando los puestos de trabajo, es probable que presenciemos un aumento de la falta de hijos. El Gobierno tendría que desarrollar políticas familiares».


Han pasado menos de dos años y ya lo estamos presenciando. En 2018, nacieron 369.302 españoles, 23.879 menos que en 2017, 56.413 menos que hace cinco años y 150.447 menos que hace 10, cuando el número de nacimientos era un 40% mayor.

Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.