Un 36 por ciento de los adolescentes entre 12 y 15 años trabaja y no estudia

|

En las calle 16820804 20210714202130



DIARIO EL MATERO, SANTO DOMINGO.-Un 36% de adolescentes de entre 12 y 15 años se encuentra trabajando, en vez de estudiar a tiempo completo, de ellos el 15% lo hace porque tiene que ayudar con los gastos de la casa, el 10% porque tiene que cubrir todos sus gastos, y el 6% porque sus padres perdieron su empleo o fuente de ingresos durante la pandemia.


El dato lo arroja la Encuesta de Bienestar Infanto-Juvenil durante la Pandemia realizada por la organización humanitaria de protección de la niñez World Vision que refiere que el aumento de la pobreza, el impacto de la pandemia y otros factores, han obligado a más niños, niñas y adolescentes en zonas vulnerables del país a trabajar para subsistir.


La encuesta fue realizada a 403 adolescentes en 17 municipios de las provincias: Montecristi, Dajabón, Independencia, Bahoruco, San Cristóbal, El Seybo y Santo Domingo. De las zonas evaluadas, cinco de estas se encuentran entre las diez provincias más pobres del país.


El asesor nacional de Protección e Incidencia de World Vision República Dominicana, Johnny Bidó, dijo que por décadas, la realización de actividad económica remunerada por parte de personas menores de edad ha sido vista como normal y cotidiana por la sociedad dominicana, sin embargo, esto forma parte de una violación de los derechos esenciales de esta población, y da paso a la explotación laboral temprana.


“Estas cifras son más que reveladoras, y apuntan a la necesidad urgente de incrementar los esfuerzos del país para elevar los índices de desarrollo humano en las zonas más vulnerables, a fin de mejorar la calidad de vida de los más pobres, sobre todo para garantizar el derecho a ser niños que la sociedad les ha robado a nuestros más pequeños, al asignarles roles y responsabilidades propias de los adultos”, agregó el experto en protección de la niñez.


Destacó también que, aunque solo un 4% de los encuestados dejó sus estudios para trabajar, asumir estas tareas y no dedicar tiempo completo a sus estudios, frecuentemente incide en un bajo rendimiento académico u otros efectos, por lo que apela a que todos los organismos y familias velen para eliminar esta práctica.


Pandemia empeora situación


Para Bidó, la pandemia ha contribuido a un incremento en la prevalencia del trabajo infantil y los factores que le sirven como detonantes; pero también, confirma la necesidad de que se produzca una gran alianza multisectorial que dé como resultado la implementación de herramientas efectivas para la prevención, combate y atención a víctimas de trabajo infantil, incluyendo sus peores formas.


“La República Dominicana, país que ratificó la Convención de los Derechos del Niño, en 1991, y los Convenios No. 138 (sobre la edad mínima para trabajar), y el No.189 (sobre las peores formas de trabajo infantil) de la OIT, en 1999 y 2000, respectivamente, ha realizado esfuerzos para reducir la prevalencia del trabajo infantil. Sin embargo, al día de hoy, estos esfuerzos han sido insuficientes para avanzar en el cumplimiento de la meta de reducir significativamente este flagelo, hasta lograr ‘cero trabajo infantil’ en el 2030” expresó.


Los datos revelan que el trabajo infantil sigue siendo un reto que el país sigue enfrentando, de cara a la meta de eliminar este problema para el 2030.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793