​Los paradigmas de la iglesia.

|

En la construcción de sociedad la iglesia ha jugado un papel fundamental. Las familias que crecen congregadas a una que otra iglesia se mantienen unidas en el amor y respeto. No se puede rechazar la iglesia por errores cometidos por algún sacerdote, diácono o un pastor. Si no existiera la iglesia en este país con el nivel de atraso que se tiene, el estado de barbarie fuera peor de lo que es.


El problema que ha impactado a toda la ciudadanía en el contexto de la iglesia católica con respeto al asesinato del menor Carrión Saviñón por mano de un sacerdote consagrado. Estos casos no solo de la iglesia católica, también están presentes en todas las religiones porque es parte de una cultura de una sociedad carcomida. Conductas que aparecen en donde quiera que haya más de diez ´personas.


Tal vez ciertos paradigmas que mantiene la iglesia católica la hace sensible a la aparición de aberraciones y secretos ocultos que en nada modelan los principios que le dieron origen. Entonces a cualquiera les arrebatan los argumentos para sacar una conclusión positiva de sus actos. Por este y otros casos evidentes, casos sospechosos, que son también cuestionables. Le pone una tarea a la iglesia de irse adecuando a los cambios que han ocurrido en la sociedad.


La iglesia no puede de ningún modo ser receptora de aquellos individúo que tienen problemas que pueden chocar con sus propios cánones, avergonzándola una y otra vez. Cuando algo sale a la luz, es porque viene ocurriendo por décadas, En todos los pueblos han pasado este tipo de crímenes, aunque no con el ingrediente de asesinato.


Hace falta la rigidez en la aplicación de las normas y principios en todas las instituciones. Es muy sabia la decisión de la iglesia de pedir que se aplique todo el peso de la ley ante este crudo y horrendo crimen cometido por este sacerdote.

La familia ha confiado entregando sus hijos e hijas en manos de la iglesia, hoy ese afán en formar los hijos en los valores verdaderos se ve amenazada por las conductas de estos hombres atrapado bajo la sombra de célibe. Si tuviéramos una sociedad visionaria seguro que no se caería en ese tipo de trampa.


En una sociedad así cosas que una vez fueron admiradas hoy se han convertido en problemas. Poco a poco nos encontramos frente a un presente incierto y un futuro sin predecir. El papel que nos convoca es asumir una revolución educativa desde el pueblo. Sensibilizar todos los extractos sociales, en los barrios y zonas rurales, es necesario elevar el nivel crítico intelectual de la gente.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.