¿Ha sido Danilo implacable con Leonel?

|


Por Rubén Moreta

La política es descarnada, selvática y hostil. En su lógica, los valores se disipan. La lealtad, por ejemplo, se desvanece para dar paso, como río desbordado, a las ingratitudes. El darwinismo político se hace regla: el que está arriba es implacable con sus oponentes para hacerlos afufar. En resumen, los mandantes no temen clavar la espada a sus rivales, a fin de esfumarlos del espectro.


La deslealtad es una antiquísima arma de la actividad política que en los últimos seis años la ha padecido el expresidente Leonel Fernández, quien ha sido sometido a una potente artillería que busca hundirlo y desaparecerlo del escenario nacional.


La amistad y la confianza entre el Presidente Danilo Medina y su antecesor se fueron al despeñadero. La quebró el sureño con su estropicio de lisiar al académico exmandatario, fijando en el imaginario social la percepción de que el nacido en San Carlos y criado en Villa Juana, desarrolló una gestión tiznada por la corrupción y con mal desempeño económico.


Recuerdo que fue el propio Presidente Medina quien declaró en San Juan de la Maguana, el 20 de agosto de 2012, en el Salón de Actos del Palacio Municipal, que había recibido de Leonel Fernández un gobierno similar al cuento gallego que trata de un “maletín lleno de facturas y sin dinero”, graficando la ruina financiera que supuestamente había heredado. A partir de ese instante, se inició una feroz campaña denunciando un astronómico déficit fiscal, que martillaba la supuesta inmoralidad de la administración 2004-2012.


En toda la “pela” a Leonel durante este sexenio, sobre salía la tortura en tribunales a dos miembros de su círculo más próximo, y lo más espectacular de la trama de acoso y derribo fue traer a un ex convicto de narcotráfico (Quirino Ernesto Paulino) a pregonar que le entregó doscientos millones de pesos en efectivo en sendos maletines al hijo de Doña Yolanda.Unas acciones “non sanctas” del grupo hegemónico en el gobierno han sido también apoderarse del control de los Comités Central y Político del PLD e imponer una ley de partidos para establecer una conveniente fórmula de elección interna, que posibilite una pretendida tercera postulación presidencial consecutiva de Danilo Medina.

En síntesis, la lapidación contra Leonel Fernández ha sido implacable. No obstante, tras seis años de campaña sucia y denuesto, conforme todas las encuestas, Fernández, cual ave fénix, se levanta de las cenizas, cura las abolladuras y viene proclamando que: “el pueblo lo llevara a la presidencia ya que ese es el sentimiento que observa en cada visita que realiza a los pueblos del interior y barrios del Distrito Nacional.” No hay marcha atrás, proclama una y otra vez.
El autor es profesor de la UASD.




Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.