​Que vamos hacer con tanto desenfreno.

|


2837216



DIARIO EL MATERO.- El movimiento de la información y la comunicación por medio de las redes sociales, puede tener aspectos negativos, pero en cuanto a la rapidez de la información es un vehículo excelente.  La justicia ha ido ganando espacio  y los más pobres también. Los juristas han tenido que actuar conforme a la ley,  dar respuestas agiles, los pobres conocen la justica sin ser contaminada por el tráfico de influencia y la dejadez.


Hay buenos ejemplos en esta sociedad que han impactado, llenado de luto e impotencia a todos; tal es el caso de la adolescente Emely Peguero, de la niña Karla Maciel, ahora de la beba Yaneicy y otros casos que por no lograr  fama  han recibido la justicia divina, por cierto esa no falla.


 Estos crímenes  se han hecho virales, provocando la actuación y solución de los problemas en lo que respeta a sus facultades, satisfactoriamente. Se lamenta en el último caso dos cosas que suceden, que no existe una ley para castigar a los padres irresponsables y otra para condenar a los menores de edad  de acuerdo al crimen. La ley del menor solo contempla una condena hasta de ocho años. A un solo grito clama el deseo de un pueblo,  cárcel para la madre y cadena perpetua o pena de muerte para el monstruo asesino.


En virtud de eso las organizaciones que pueden hacer algo al respeto, han reaccionado ante el hecho, depositando en el congreso proyectos que den al traste con el problema y la justicia actué juzgando al adolescente como adulto, así sucede en otros países.


Vi en los diarios de hoy que una institución como La Fundación Justicia y Transparencia (FJT), depositó un proyecto de ley que propone la modificación de las penas dispuestas a menores por cometer delitos y la creación de centros especializados para que paguen por sus crímenes. Estos casos han causado una impotencia y una rabia que  sugieren severos castigos. Verdaderamente un sujeto  y una madre que actúan así no tienen derecho a nada.


La FJT plantea cambiar formas, formalizar juicios especiales para estos casos. La ley hay que ajustarlas a las necesidades de la sociedad. En virtud de eso está muy bien pensado y por su actuación rápida, están trabajando.


 Por otro lado, creo que no se trata de castigos,  estas gentes no tienen nada que perder. El que actúa así no creo que le importe mucho su vida. Hay problemas que son complejos, escuché un psiquiatra que no tengo claro su nombre decir con respeto a este hecho, que son cometidos por persona desquiciadas.


De ser así lo los reformatorios no son suficientes. Lo que veo en todo esto es que estamos enfocados en lo remedial, no en lo preventivo, de continuar así, los problemas se resolverán algunos y vendrán otros, pero si cortamos el mal de raíz reaccionado como sociedad, involucrándolos, apropiándonos de los problemas, actuando todo como una familia y valorando el respeto a la dignidad humana.


Lo preventivo es una prioridad en distintos aspectos; Los países que invierten en la prevención tanto en salud y lo social, tienen menos problemas. Es propicio una reflexión como familia y sociedad. Estos hechos reflejan una sociedad podrida.

Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.