​Hermandad y reencuentro entre los hombres COVID-19.

|


2837216



DIARIO EL MATERO, El epicentro de la epidemia COVID-19 se produce en China una superpotencia. Luego se muda a la unión europea, iniciando en Roma, cuna de la iglesia. Se comentó que el mismo papa estaba afectado por el virus. La presencia del virus en Italia es lo que ha creado la vulnerabilidad dominicana.


La entrada y salida de los dominicanos sin un gobierno que trabaje por la prevención, es lo que ha creado el pánico. Tomar las medidas de lugar después que estamos de frente al problema. Estamos acostumbrados a comprar candados después que nos roban. Podemos correr el riesgo de desafiar la naturaleza.


Los países desarrollados le ha sido difícil detener la pandemia, teniendo los medios, ahora nuestro país que los problemas normales no lo ha superado. En consecuencia es un problema que todos debemos colaborar para ayudar a las autoridades a detener la pandemia.


Ahora deben salir las empresas, e instituciones a darles el apoyo al gobierno y al país. Las mismas deben actuar con sincera prudencia, poner la vida por encima de las ganancias económicas.


En lo que respeta a la seguridad alimentaria, no se agoten los alimentos en los supermercados. Ofertas a precios más bajos, otros países lo han hecho, Mercadora en Europa han ofertado una rebaja de un 20% en los productos alimenticios.


Es un problema grande que afecta la economía, pero hay que priorizar la vida. Después que pase la pandemia se recompone todo. Ahora urge que el empresariado comprenda la situación y que aun los empleados no estén en funciones no pueden despedirlos. El estado debe disponer el pago temprano para que los ciudadanos puedan abastecerse de sus frutas y otros alimentos, que aumenten las defensas en el organismo.


Aunque aquí se habla que ya no hay pobres, eso no es cierto, la clase media la tiene el Estado explotada y no aguanta más y los sectores bajos muy vulnerables, sufren todo tipo de carencias. En consecuencia la pandemia que inicia en sectores pudientes y aun así ha creado estragos, si llega a ese grupo de abajo lleno de dificultades y carencias, que pasará.


Se ha estipulado la canasta familiar por el Banco Central BC en $30,000.00 en la República Dominicana. La mayoría de los hogares dominicanos no llegan a una entrada de $10,000.00 mensuales. En consecuencia no se está en condiciones de enfrentar una enfermedad tan catastrófica y que se ha desafiado.


Los ingresos y ese auge de la economía no se han manifestado en la vida de los dominicanos. Las empresas dominicanas si se han lucrado. La clase media sigue cargando con la seguridad social y el sector financiero. Mientras que los empresarios exhiben y se lucran con grandes beneficios y privilegios tributarios, a costa de la explotación de los trabajadores que se mantienen hundidos en la pobreza.


Finalmente ante la pandemia que nos afecta quedan atrapados aquellos que se enfrentan a la pobreza en su diario vivir, en hacinamiento, echando día, vendiendo al menudeo, en fin las desigualdades pueden ponerse en evidencia con esta crisis sanitaria.

Ahora urge un encuentro entre manos amigas, hermandad, búsqueda de soluciones conjuntas y un sentido de humanidad. El desarrollo necesita un pueblo sano. Sin salud no hay empresas.

Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.