​La vacuna contra el coronavirus.

|

Lucila



La vacuna contra el coronavirus no parece ser asimilada como las vacunas tradicionales que durante años protegen la niñez, de la Polio, Difteria, Tosferina, Tétano, entre otras, cuando preguntamos sobre la aceptación de la misma las personas no están muy convencida si usarla o no, aun observando a personas ilustres y poderosas aplicándoselas.


El COVID-19 ha puesto en pánico a la humanidad, ha traído depresiones, miedos, aun cuando se piense que hay un desafío a la Pandemia no es cierto, la gente se está llena de incertidumbre, si los contagios persisten es porque las recomendaciones higiénicas no se llevan adecuadamente, lavado de mano, distanciamiento y otras recomendaciones.


Al escuchar de algunas enfermedades y muertes después de la vacuna el sujeto está con más miedo que al propio virus, por eso cuando pasa un evento con la vacuna los titulares de los periódicos y las conversaciones cotidianas solo se comentan esos temas alimentando el temor a introducirse y virus y terminar en un mal peor.


Los dueños de la vacuna informan que si no se ha terminado el proceso de dos dosis el paciente puede enfermarse, pero es que nadie ha estudiado la composición de las vacunas los propio dueños son los divulgadores, cuál es la composición de la vacuna, una solución tan rápida, ¿cuándo tiempo dura la inmunización?


Quienes reciben la vacuna los sanos o los enfermos, si una persona tiene la COVID-19 se supone no necesita vacuna, en realidad crece un poco la incertidumbre con el tema de la vacuna, aunque la prensa internacional informa diariamente de que están avanzando en la vacunación de sus habitantes y que los confinamientos pueden ser una traba para seguir creciendo.


El New York Time confirma que, Taison Bell, médico de la universidad de Virginia, recibió la primera dosis de la vacuna Pfizer en diciembre y muy pronto recibirá la otra dosis, otras personas como Matthew con la misma vacuna a los seis días dio positivo al virus. Otros médicos como la doctora Megan Ranney de la universidad del Brown dijo que esto no debe causar alarmas si ocurre antes de aplicarles la segunda dosis. Sin embargo concuerda que si ha sido objeto de noticias es porque ha sucedido algo no esperado; en consecuencia no ha habido ninguna protección.


La explicación es que las vacunas tardan en desarrollar sus efectos preventivos, esta vacuna está compuesta por un átomo de ARN enviado a la célula, con la misión de elaborar una albumina de la COVID-19, denominada espiga, componentes favorables a la vida humana, el organismo aprende a combatir el virus si este llegare a entrar. Este proceso en el organismo humano tarda su tiempo en acoplarse y realizar la labor encomendada.


La aparición de la espiga tardaría según estas informaciones unos catorce días, la segunda dosis después de completado el proceso, se aplica la dosis que sella el proceso creando la inmunidad lo que no se sabe aún por qué tiempo.


Los casos según Ranney que han sucedido puede deberse a diferentes factores, como el estado del organismos, si se han infectado previo a la vacuna. Aun así creo que faltan preguntas por responder con respeto a la vacuna para el COVID-19.

Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.