Intervienen espacios públicos en la capital

|

EL MATERO.-El Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) inició un operativo para pavimentar, bachear y reparar imbornales, una medida que pretende mejorar la movilidad vehicular y peatonal en calles.


El ingeniero Bryan Wong explicó que muchas calles e intersecciones están deterioradas por el cúmulo de agua y la circulación de vehículos pesados, por lo que se procederá a limpiar los imbornales y aplicar una capa asfáltica que soporte la actividad.


Las calles intervenidas son, por instrucciones del ministro Gonzalo Castillo, entre otras, la avenida 27 de Febrero, las calles Josefa Brea, y las proximidades de la Plazoleta La Trinitaria, París, Federico Henríquez y Carvajal.


Hombres y equipos de Obras Públicas iniciaron los trabajos de levantamiento y reposición de la capa asfáltica, reconstrucción, limpieza de imbornales y bacheo de hoyos que dificultaban el tránsito vehicular por esas congestionadas vías capitalinas.


De igual forma, trabajan en la corrección de goteo de agua proveniente de las juntas del elevado de la avenida 27 de Febrero y calle París.


El encargado del Programa de Mantenimiento de carretera, Douglas Borrel, adelantó que “en el ministerio se están viendo otras vulnerabilidades que hay en el Distrito Nacional”.


Recientemente, Listín Diario denunció la tétrica situación que presenta la vía, afectando la movilidad por la misma, y afectando a miles de conductores.


Tanto en el cruce con la calle París, como en el de la 27 de Febrero, el desnivel y los hoyos provocados por el gran flujo de vehículos livianos y pesados que por allí transitan diariamente, hacen que los conductores tengan que reducir la velocidad a lo mínimo, lo que mantiene congestionada la vía la mayor parte del día, y se complica durante las “horas pico”.


Además del deterioro de la vía, a esto se suma que en dichas intersecciones no hay semáforos, y el método para cruzar una intersección es a través del “sálvese quien pueda”, en donde los más perjudicados son los vehículos livianos, que tienen que ceder ante la imprudencia y las dimensiones de los autobuses públicos (guaguas) o vehículos pesados (camiones).


Esta situación provoca constantes accidentes, bien por no haber semáforos o por intentos de evitar caer en hoyos.


Aunque los agentes de la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (Digesett) intervienen dichas intersecciones durante las “horas pico”, su esfuerzo resulta inútil para garantizar la fluidez en la vía, porque que los vehículos tienen que transitar a la velocidad mínima.

Para recibir nuestras noticias o hacer denuncias,escribanos al correo diarioelmatero@gmail.com o al Whatsapp 809 527 5793

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.