Los verdes siguen su curso

|


Aquel que pronuncia una palabra desfavorable a la lucha contra la corrupción y la impunidad, muy probable sea crucificado. Hay que tomar en cuenta que, hablar de transparencia debe ser en todo un conglomerado social, pues en una cultura formada en base a corrupción, la misma está presente en todas partes. Donde quiera que hay grupos de personas, está presente la corrupción. En la Familia, en la iglesia, en los clubes, en las asociaciones populares, los sindicatos y las instituciones del Estado.




Entonces es muy probable que el combate de la corrupción, lleve cambiosa una sociedad que, ha caído en actos corruptos sin darse cuenta, ha recibido soborno por su voto, en todos los partidos, iniciando por el PRSC, el pueblo no tiene la culpa de haber sido un trampolín de los que han sido dueños del poder, para mantener su imperio.




De algún modo hay que comenzar, lo que tiene en vilo al país es sobre quienes van a caer, en esta jornada de persecución que hay ahora en contra de los funcionarios corruptos, no sería justo que las medidas lleguen a unos y a otros no.




No basta con resolver el problema del sistema político, hay que ver el problema de la sociedad. Si ustedes líderes de la marcha verde van hacer lo mismo que hicieron con el 4% para la educación, dejen eso. Que su lucha es una simple campaña de oposición. Ya se ha dicho antes y se seguirá diciendo, de nada vale lograr una meta mediática. Si no se llega a la profundidad para desraizarla corrupción cultural.




Que pidan salgan a la luz los que de una manera u otra han recibido soborno, eso está muy bien. También ha de entender que de todo esto, es una cultura, que viene desde la acumulación originaria del capital. Sucede de tal manera que hay quienes reciben soborno sin darse cuenta. De ningún modo se está pidiendo perdón, pero hay que considerar muchos elementos.

Es bueno poner el ejemplo, pero hay que pensar que errar es de humanos. La clase está dada.




Hay que detenerse a pensar que este problema comparado con una enfermedad ya está al hacer metátasis. Es una cadena de continuidad, en el ejercicio gubernamental, cuyo responsable es el jefe supremo el presidente de la República, pero a veces ni siquiera estas personas tienen conocimiento de esta ola de crímenes que se llevan a cabo contra El Estado, y se tejen en medio de sus gestiones al frente del mismo.




Algún día había que poner reparo ante esta serie de actos que afectan el buen funcionamiento del Estado, ya se había hecho intento, en tiempos recientes. Es bueno pensar que hay una selección de personas honorables detrás de esta lucha en contra de la corrupción y la impunidad. Cosa que sorprende porque los más visibles en este grupo son enemigos tradicionales del Partido de La Liberación Dominicana. A caso esta es la forma más avanzada de hacer oposición política.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.