Transfuguismo o Mercado Político

|



EL MATERO, SANTO DOMINGO.- El trasfuguismo ha trasformado la manera de hacer política en el país, lo que hace urgente la aprobación de la ley de partidos políticos para que esté fenómeno no sé de.


La política en la República Dominicana se ha convertido en un mercado pues los partidos políticos están reciclando dirigentes de otras agrupaciones políticas a cambios de cargos electivos, estos dirigentes se van de su partido original porque no consiguen una posición o candidatura y se van a otro partido en busca de esa posición. debilitando de esa manera la democracia dentro de los partidos pues no son elegidos por la base del partido sino que son puesto por quienes lo dirigen.


Esto se podría evitar si el congreso nacional aprueba la ley de partido que tiene más de 10 años engavetados y fortalecería el sistema democrático de la República Dominicana. 


La desbandada que se produce, afectando casi en igualdad de condición a los principales partidos, abona a la falta de credibilidad que se tiene en el liderazgo político nacional, registrado numéricamente en las encuestas.


La renuncia de dirigentes para juramentarte en partidos contrarios, es incontable a la fecha, y el panorama presenta que esta crisis pudiera no parar hasta muy cerca del día de las elecciones, el 15 de mayo.


Frustraciones, disgustos y resabios por decisiones internas son las causas principales de esta pronunciada dispersión, de la que ningún partido en particular ha podido sacar ventaja, ya que por igual todos han sido afectados por la discordancia.


PLD, alianza, primarias y una crisis


Las incómodas decisiones internas en los partidos, causantes de toda esta confusión, devinieron por acuerdos singulares e inesperados entre las principales fuerzas políticas, que a su vez rompieron con legítimas aspiraciones provinciales y municipales en casi toda la geografía nacional.


En el caso particular del Partido de la Liberación Dominicana, la presión interna que forzó a un acuerdo que implicó la reserva o ratificación de las candidaturas para legisladores, comenzó por desatar los demonios en un PLD que luego sorprendió a todos con la repentina e impensable alianza con el Partido Revolucionario Dominicano (PRD).


Pero igual, la contaminación del proceso de primarias en el PLD, para elegir candidatos a las alcaldías, dejó un sabor amargo en muchos aspirantes que antes que “rendirse”, prefirieron sacrificar su militancia de toda una vida en el partido morado, y se marcharon a la acera de enfrente.


PRM, ¿derrumbe en plena construcción?


El Partido Revolucionario Moderno, escisión reciente del PRD, partido que ya antes había parido al PLD, ve caer algunas vigas en pleno proceso de construcción de la casa, con renuncias de connotados dirigentes, molestos igual porque allí no se les tomó en cuenta para conformar la boleta de esa nueva entidad política.


Con un candidato presidencial relativamente joven, de ofertas y propuestas interesantes, y sin historial negativo en el ejercicio político, el PRM carga sin embargo pesado presentando estas dimisiones en un momento que lucha por consolidarse como la primera fuerza opositora del país.


PRSC, reducido en intento de crecer


Desde la perspectiva de sus máximas autoridades, el Partido Reformista cree hacer la mejor jugada política de este proceso aliándose al PRM, con la intención final de crecer en el porcentaje de votos obtenidos.

Abandonando “las mieles” del poder al romper alianza con el gobernante PLD, los reformistas buscan atraer hacia la cercana y estratégica casilla 3 en la boleta electoral, a aquellos disgustados con la perpetuación de los peledeistas en el poder.


Pero la movida en el complicado ajedrez político tuvo un precio para la unidad del PRSC, y fue la deserción de un grupo de sus dirigentes que prefirió seguir “montado a caballo” apoyando la reelección del presidente Danilo Medina.

La renuncia y traslados hacia otros partidos de algunos dirigentes, coloca en una situación incierta los resultados electorales locales, entiéndase en provincias y municipios.


Nunca como ahora el ajedrez político había registrado esta multiplicidad de jugadas, por demás, raras algunas e inauditas otras.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.