CARTA A MI MADRE

|

                       

EL MATERO, SANTO DOMINGO.- Ella tiene la bendita costumbre de orar por mi todos los dias... ella tiene la bendita costumbre de hablarme siempre con una sonrisa en su rostro... ella tiene la bendita costumbre de llamarme para decirme... hijo mio! Te quiero... lanzateeeeeeeee!...


Ella tiene la bendita costumbre de ser mi madre los 365 dias del año... ella tiene la bendita costumbre de desabrochar su alma y regalarme toda la maravilla que guarda en su corazón.


Es tan cierto lo que tiene que para siempre alcanza, nuestra casa siempre estuvo donde quiera que ella estaba, por eso, estes donde estes hoy, siempre me siento en casa.


Es pequeña del tamaño de una flor e inmensa como el mismo universo... Todo lo que tu exhalas de la belleza de tu ser es perfume, bendito sea el que viene en nombre de mi hermosa madre...


Eres mi madre, primero por naturaleza... segundo porque te elegí como mi madre y tercero porque se te da la gana. Estaré siempre borracho de todo tu amor, de toda tu bondad, de toda tu dulzura y sobre todo, de toda tu alegria, motor indispensable para poder vivir en este maravilloso mundo que nos ha regalado Dios y me haz regalado tu a través de tu creación.


Hoy, nosotros... todos tus hijos... estamos más que agradecidos de tenerte como nuestra admirable madre.

Te quiero con toda mi vida, te quiero con toda mi alma, te quiero con todo mi corazon... te quiero con todo lo que soy, incluyendome a mi mismo.

Que Dios te bendiga siempre! y Sólo le pido que hasta en la eternidad sigas siendo mi madre!


Henry Quiñones


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.